Este jueves y viernes se realizará un cribado de detección de COVID-19 a unas 2.300 personas, de entre los 15 y los 64 años, residentes en Cascante, en colaboración con el ayuntamiento de la localidad.

Las pruebas las llevan a cabo profesionales del Área de Salud de Tudela, con el refuerzo del Servicio de Urgencias Extrahospitalarias del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea.

Para seleccionar a la población del cribado se ha excluido a quienes se hubieran realizado una PCR en los diez días previos, así como a las personas que tuvieran un resultado positivo por PCR o test de antígenos en los últimos tres meses.