Inicio Opinión Menos luces y más comercio local, por Ecologistas en Acción de La...

Menos luces y más comercio local, por Ecologistas en Acción de La Ribera

El Ayuntamiento de Tudela ha instalado el alumbrado navideño haciendo un llamamiento al consumo en el comercio local. Este año se han instalado 914.500 bombillas, frente a las 600.000 del año pasado, con un gasto cercano a los 50.000 euros.

Según los datos del Plan de Acción para el Clima y Energía Sostenibles (PACES) de Tudela, aprobado en el pasado mes de abril, el consumo y las emisiones asociadas al alumbrado público no llegan al 1% del total del consumo o emisiones de la ciudad. Y aunque este dato pueda parecer un dato menor, lo cierto es que nuestra demanda energética y nuestras emisiones siguen aumentando, tanto a nivel local, como a nivel global.

En este contexto de consumo energético creciente, lamentamos que la eficiencia energética alcanzada con la iluminación LED se entienda mal y se aumente de manera cada vez más considerable la iluminación de la ciudad. Parece que Tudela no escapa a la moda de aumentar la iluminación navideña. La consultora especializada Smartlighting calcula un incremento del alumbrado festivo de más del 40% respecto al año anterior en España. Eso cuando se debería aprovechar precisamente el bajo consumo de estas luces LED para tener menos emisiones y no para aumentar el número de luces o de calles a iluminar.

Llevados por esta loca carrera de crecimiento y consumismo, las emisiones de CO2 no paran de aumentar, y tal como dice un estudio de la Universidad de York (Inglaterra) en los días de Navidad se emite un 5,5% del CO2 producido en todo un año. Y es que muchos pequeños consumos se suman y hacen que el consumo general aumente.

Otro de los aspectos es que se argumenta que se aumenta el alumbrado navideño para ayudar al comercio local, pero a la vez se está planteando aumentar las grandes superficies comerciales en la ciudad. Recientemente el Ayuntamiento ha considerado prioritario el proyecto de remodelación de la plaza de toros con la inclusión de un centro comercial para otra gran cadena empresarial, y también -según declaraciones del alcalde- se está negociando con el C.D. Tudelano para cederle el Ciudad de Tudela para su uso exclusivo y el acuerdo incluiría la implantación de otra ozona comercial en el estadio.

Además, el Ayuntamiento se niega a avanzar en la amabilización de movilidad de la ciudad, aunque está demostrado que las políticas para reducir el tráfico de vehículos y limitar el acceso de los más contaminantes aumentan las ventas del comercio minorista, según un nuevo estudio realizado dentro de la campaña Clean Cities. Este estudio concluye que un menor número de coches en las calles es un salvavidas para el comercio local, que se encuentra muy afectado por la pandemia.

Los datos revelan que las políticas urbanas que reducen el uso del coche en general o que se centran específicamente en prohibir la circulación de los vehículos más contaminantes –como las áreas de tráfico restringido y/o las Zonas de Bajas Emisiones– mejoran no solo la calidad del aire sino que contribuyen a aumentar las ventas navideñas.

Por todos estos motivos solicitamos al Ayuntamiento de Tudela que presente y aplique el PACES, que de momento duerme en un cajón, reduciendo la iluminación y en general las emisiones de gases de efecto invernadero de la ciudad. Y también que defienda, con medidas reales y efectivas durante todo el año, al comercio local, no permitiendo el avance de las grandes superficies y restringiendo el tráfico, ya que como hemos apuntado esto mejora las ventas del pequeño comercio.

Equipo de Comunicación de Ecologistas en Acción de La Ribera

Artículo anteriorUn millón de bombillas alumbran la Navidad
Artículo siguienteTrofeo de la Amistad: La Peña La Teba golea al Corellano Veteranos