Inicio Opinión Más transparencia, menos tristeza, por Ezequiel Buñuel

Más transparencia, menos tristeza, por Ezequiel Buñuel

Tudela destina cada año tres millones de euros a pagar la deuda que tiene con los bancos. Cada legislatura podríamos construir dos polideportivos nuevos si no tuviésemos deuda. Hay que destacar que parte de esos tres millones que pagamos son intereses, o lo que es lo mismo, dinero que solo sirve para engordar el bolsillo de los grandes banqueros. En los últimos diez años hemos pagado aproximadamente cinco millones de euros en intereses.
Para saber en qué cifras nos estamos moviendo, basta compararlas, por ejemplo, con el presupuesto para fomento del empleo, que es de 300.000 euros, para transporte público 500.000 euros, o para presupuestos participativos 200.000. Muy por debajo de los tres millonazos que estamos condenados a pagar cada año por la mala gestión de los gobiernos tudelanos del pasado.



Mala gestión, si. Que nadie le eche la culpa a la crisis. No fue la crisis quien impuso el plan de ajuste al ayuntamiento de Tudela. Fue la Ley de Estabilidad Presupuestaria quien obligó a Tudela a someterse a dicho plan. Ya que Tudela en el año 2010 superó los 45 millones de euros de deuda. Las medidas que hubo que tomar fueron subir los impuestos, detener las inversiones y reducir los servicios, entre ellos el de la limpieza viaria, por ejemplo.

UPN y PP llevaron a Tudela a la tristeza absoluta. Todas hemos visto el estado lamentable en el que se encontraban las instalaciones, edificios, monumentos, calles y servicios de nuestra ciudad. Menos mal que no les dejaron endeudarnos más, pues tenían planeado llegar a los 85 millones de euros de deuda. De locos. Eso sí, antes de abandonar el gobierno devolvieron un préstamo del Gobierno de Navarra al 0% de interés, en vez de devolver otros con intereses más altos. Han demostrado ser unos gestores pésimos.
Pero la culpa no es solo de ellos, la culpa también es nuestra, de la ciudadanía. No fuimos capaces de ver la tragedia que se estaba gestando. Es cierto que la transparencia presupuestaria brillaba por su ausencia. Era imposible que la gente se percatara de lo que estaba sucediendo. Y por lo visto a la gente tampoco le importaba la falta de transparencia.



Actualmente la deuda se encuentra entorno a los 17 millones de euros. El actual ayuntamiento a conseguido reducir la deuda en esta legislatura en 10 millones de euros. La fórmula es muy sencilla, gastar lo que se ingresa y gestionar el presupuesto con sensatez y cabeza, como lo haríamos en nuestra casa.

El actual equipo de gobierno ha conseguido ganar varias subvenciones europeas, por delante de muchas ciudades de España. Ha aumentado los ingresos de una manera sostenible, sin pedir créditos a los bancos y sin subir los impuestos a la gente. Vamos en la buena dirección.

Desde Podemos Tudela vemos necesario aumentar la transparencia presupuestaria. Es una medida que requiere personal y financiación. Creemos que en esta nueva legislatura tenemos capacidad económica para instaurar la transparencia total en las finanzas del Ayuntamiento. Es la única manera de garantizar que nadie hipoteque el futuro de nuestras hijas e hijos. Tenemos presupuesto y tiempo suficiente para hacer inversiones financieramente sostenibles sin pedir créditos a los bancos. Y si alguien no sabe cómo hacerlas, que dimita.

Nos corresponde a la ciudadanía velar por la buena gestión de nuestra ciudad y no encomendarnos a la buena fe de nuestros políticos. Por eso pedimos un voto de confianza de la gente a nuestra formación política, hemos demostrado que gestionamos los ayuntamientos con más sensatez que los políticos de siempre. Por una Tudela libre de deuda.

Ezequiel Buñuel, Candidato en la lista al consistorio de Tudela por Podemos y miembro del Consejo de Coordinación de Podemos Navarra.