Inicio Colaboradores Pepe Alfaro Donantes de Sangre

Donantes de Sangre

Hay días que se marcan en nuestros calendarios
para celebraciones o para recordarnos
algunas efemérides. Otros llevan impreso
una cruz que recuerda que nunca nos caduca
la generosidad. El 14 de junio
es uno de esos días para que la memoria
no olvide agradecer a las gentes anónimas
que voluntariamente, sin remuneraciones,
donan su sangre para que otras gentes reciban
ese preciado líquido que es fuente de la Vida.

En este primer mundo tenemos la fortuna
de que las trasfusiones llegan a las personas
sin distinción alguna de raza o procedencia,
de clase o posición. La sangre y los productos
sanguíneos nos sanan con una cobertura
que es un ejemplo claro de que el mundo funciona
cuando todo se tiñe de solidaridad.

Pero hay un tercer mundo que no puede acceder
a esta “sangre segura”. Mundo donde la vida
carece de valor y la salud es lujo,
ante la indiferencia de nuestros egoísmos
que prefieren no ver lo que es tan evidente.

A todas las personas que regalan su sangre
para que otras personas mejoren su existencia
vaya nuestro homenaje, no sólo en este día
sino todos los días, porque con ese gesto,
-que borra las fronteras, alambradas y muros
erguidos por razón de absurdas circunstancias-
contribuyen a un mundo más justo y solidario.