Abel Vera Irún, alcalde de Novillas

Abel Vera Irún, alcalde de la localidad aragonesa de Novillas, asegura que, pese a la pandemia, el 2021 ha sido positivo y pide al 2022 que el virus desaparezca y les deje las manos libres para poder trabajar por su pueblo.
El 2021 se despide, ¿Qué balance hace de este año?
Después de un 2020 muy duro para todos, considero que 2021 ha sido un año positivo para nuestro pueblo. Ha significado la recuperación de parte de esa antigua normalidad que tanto ansiamos, y aunque no al 100%, hemos podido sacar adelante muchos proyectos que el año anterior se habían quedado estancados, y que creo que serán muy beneficiosos a corto medio plazo para Novillas.
Objetivos conseguidos
Pese a todo, ¿qué iniciativas se han podido desarrollar en el Ayuntamiento en materia de impulso económico?
Desde principio de año llevamos trabajando en un convenio de colaboración con el CD Oliver, que plasmamos en firma en torno al mes de junio. Ya hemos ido viendo algunos de los frutos de esta colaboración, pero podemos decir que está todavía en fase de lanzamiento. Ligado a la firma de este convenio que traerá a Novillas a cientos de deportistas, padres y aficionados a lo largo del año, existe el compromiso de que todo el gasto en su desarrollo se va a llevar a cabo en el comercio local del pueblo. Bares, tiendas, farmacia, profesionales de mantenimiento, limpieza… todos estos sectores se van a ver beneficiados por ello.
¿Y en cuestión de empleo?
Todos los alcaldes desearíamos tener un polígono con fuertes empresas en nuestro municipio. O una oferta de servicios como la del Pirineo. Desgraciadamente esto no es posible. Novillas durante mucho tiempo ha sido eminentemente agrícola y ganadera, pero hoy en día esta actividad no da empleo suficiente como para mantener un pueblo. Creo que hemos de cambiar el chip, manteniendo esa riquísima huerta que tenemos, así como las comunicaciones con las zonas industriales muy cercanas al municipio, hemos de centrar el tiro en el potencial turístico de Novillas, en darlo a conocer más allá de las riadas. En eso trabajamos día a día desde el Ayuntamiento.
Urbanismo e infraestructuras
¿Y en materia de urbanismo e infraestructuras públicas?
Uno de los grandes problemas del municipio es el estado del pavimento en muchas de las calles. A lo largo de este año ya hemos rehabilitado varios tramos en Calle Goya, Atleta Alfonso, Camino Mallén y Maestra Isidora. A final de año habremos actuado sobre 4.500 m2. A parte ya está económicamente dotada una partida para seguir actuando en Ricardo Lostao, Diputación y Huertos, lo cual casi duplicara los números anteriores. Nunca había habido un impulso así en este campo, y además en una sola legislatura. A parte de esto se han desarrollado varias obras “menores” como la restauración de los antiguos restos del torreón árabe, de la última pesquera, la instalación de fibra óptica…
¿Qué avances se han producido desde el punto de vista cultural y social?
Socialmente, hace poco hemos celebrado un evento que casi podría decirse que es el más importante (o al menos multitudinario) de los últimos años. El pasado 21 de noviembre unas 800 personas se dieron cita en Novillas para correr en contra del cáncer por sus riberas y casco urbano, consiguiendo la mayor recaudación hasta la fecha en las ediciones anteriormente celebradas en la comarca. A parte de esto también se ha creado un ciclo de música en la calle para verano “Temple y Compas” que ha tenido una gran aceptación, y de cara a 2022 se ha incrementado la partida económica para las asociaciones del municipio en un 20%, alcanzando el mayor importe hasta la fecha.
Deseos para el 2022
¿Qué espera del 2022?
Que el virus y las trabas que conlleva, nos deje de una vez las manos libres para desarrollar nuestro proyecto.
Proyectos municipales
¿Qué proyectos confía en poder desarrollar o al menos que queden definidos para el futuro?
De cara a 2022 seguiremos con nuestro plan de renovación de redes y pavimento, llegando al 60 % de la superficie del municipio. También está económicamente dotado el proyecto para la rehabilitación de la antigua casa del médico como centro de asociaciones, así como de la Casa Consistorial. Otros de los proyectos que todavía no están 100% seguros pero que tienen muy buena pinta, son la reparación del suelo de la Iglesia, que rubricará un periodo de 20 años desde que se empezó a restaurar el edificio. Así como la instalación de una planta fotovoltaica de autoconsumo de 60 kW, ligada a los fondos de recuperación de la UE, que nos va a permitir reducir la factura prácticamente a cero.

Artículo anterior“Quiero que Milagro sea una localidad acogedora, con altos niveles de bienestar”
Artículo siguienteUn millón de bombillas alumbran la Navidad