Miguel Aguirre, alcalde de Fitero
Publicidad

Con un presupuesto de 2,1 millones de euros y un capítulo inversor cercano a los 200.000 euros, Miguel Aguirre, alcalde de Fitero, afronta la parte final de la legislatura con varios proyectos entre manos destinados a cambiar el rumbo de la localidad ribera en materia social, de infraestructuras, cultural y económicamente en un futuro no muy lejano.

¿Cómo valora el anuncio del Gobierno de Navarra de incorporar la mejora de la NA-6900 a su IV plan director de carreteras de carreteras para los años? 

Nada mas tomar posesión en agosto de 2019 nos reunimos con el consejero Bernardo Ciriza para decirle que para este ayuntamiento la NA-6900 era un proyecto prioritario. Recogió el guante y dijo que valoraría el tema, aunque ese mismo otoño, en el Parlamento, ante una pregunta de Navarra Suma, dijo que no se iba a ejecutar.

Nosotros continuamos nuestra lucha. Seguir preguntando a través de Navarra Suma en el Parlamento, donde hemos realizado cinco preguntas tanto orales como escritas, solicitamos la visita a la carretera de la comisión de Cohesión Territorial y la semana previa a la pandemia estaba prevista nuestra comparecencia en la comisión del parlamento.

Se suspendió y se atrasó un año, hasta enero de 2021. Es importante decir que en aquella comparecencia estuvimos Ramón Felices, consejero delegado del Balneario de Fitero; el portavoz de la agrupación socialista de Fitero, Javier Fernández; el teniente de alcalde, concejal de Hacienda y Desarrollo Local, Jesús Jiménez; yo como alcalde de Fitero. Expusimos los seis motivos por los cuales consideramos que es imprescindible abordar el proyecto y expusimos, además, que la naturaleza de Fitero en ese momento no era la misma que cuando el proyecto se incluyó en el II y III plan de carreteras. Entonces Fitero no recibía a casi 20.000 turistas al año por lo que entendemos que es fundamental abordarlo.

Creo que todos los partidos políticos, con matices, entendieron que había que abordar el proyecto y antes de que alguno dijera algo, yo fui el primero que dijo que UPN podía haberlo hecho cuando gobernaba y tampoco lo hizo. Estamos ante un incumplimiento reiterado de diferentes gobiernos, UPN, Geroa Bai y ahora del Partido Socialista.

En 2021 se nos convocó a una reunión con técnicos para revisar el proyecto, porque el consejero Ciriza anuncia la revisión de una serie de proyectos, entre ellos, la NA-6900. En aquella reunión estuvimos Jesús Jiménez y yo, y en aquella reunión con los técnicos les decimos que entendemos que el proyecto, con el paso del tiempo, puede ser más costoso, y que no tendríamos inconveniente en que los técnicos reformularan el proyecto y se pudieran establecer alternativas. En este encuentro les informamos también que el proyecto original contemplaba pasar por debajo de la plataforma todas las conducciones de agua del polígono industrial a la nueva depuradora pero que gracias al convenio que hemos suscrito con Nilsa debe extraerse, ya que lo afronta Nilsa y el ayuntamiento de Fitero.

Revisan el proyecto y el 16 de mayo presentan el nuevo plan de carreteras. En el se nos dice que se va a tener en cuenta la realidad sociodemográfica, que el proyecto pueda provocar impacto en el lugar donde se ejecuta. Con esto en la mano, vemos que Fitero tiene todas las papeletas pero en el turno de preguntas planteo que si se tiene en cuente el reto demográfico, la realidad social, y el turismo se me responde que no es así, y que lo que se prima es la seguridad de la vía y, aunque también encajamos, su argumento es que hay otras vías mucho más inseguras.

En resumidas cuentas, me vine como me fui. No hay en un horizonte próximo ningún compromiso para la ejecución de la NA-6900. Primero porque la seguridad de quienes utilizan esta vía es fundamental. Segundo porque Fitero es un pueblo donde la despoblación hace estragos, las cifras de turismo están volviendo a la situación de prepandemia, algo muy bonito para nosotros porque es un turismo especialmente de proximidad y luego, porque el Polígono de Fitero necesita cuatro acciones, tres de carácter municipal, que hemos hecho en esta legislatura, como son dotarlo de fibra óptica, rebajar un 33% el precio del suelo industrial, y en tercer lugar el proyecto de conexión de aguas con al depuradora que ha supuesto al ayuntamiento un desembolso de más de 100.000 euros. La cuarta, es la que tiene que ejecutar el Gobierno de Navarra con la mejora de una carretera que es fundamental para evitar incidentes y accidentes que hay continuamente y es fundamental para activar el polígono con una vía medianamente segura para que alguien se establezca o ir a la búsqueda de empresas que puedan establecerse en el polígono.

Para nosotros sigue siendo una reivindicación de vital importancia y vamos a seguir, por activa y por pasiva, reclamando que se ejecute ese proyecto y se ejecute ya independientemente del partido político que gobierne en Navarra.

¿Cuáles son los proyectos más inmediatos en los que está trabajando el ayuntamiento de Fitero?

Este verano vamos a llevar a cabo dos proyectos importantes.

En abril de 2020 una avenida se llevó la pasarela del río Alhama que se había construido en la legislatura anterior y aprovechamos su retirada para acometer la limpieza de 198 toneladas de residuos de un paraje de las inmediaciones que fue en su día una escombrera.

Ahora hemos proyectado la construcción de un vado sobre el Río Alhama para conectar el pueblo con el polígono industrial. En este caso no a a ser una pasarela, va a ser un vado inundable. Nos ha costado casi dos años conseguir las autorizaciones pertinentes tanto de Medio Ambiente como de la Confederación Hidrográfica, pero lo vamos a hacer este mismo verano. Es un proyecto que supone unos 47.000 euros y que se llevará a cabo íntegramente con recursos municipales.

No se vuelve a apostar por otra pasarela porque la Confederación no nos permitiría hacer otra vez lo mismo, ya que la experiencia nos ha dicho que no ha sido una herramienta eficaz.

A la par, vamos a rehabilitar y restaurar medioambientalmente el paraje de la antigua escombrera gracias a una enmienda presentada por Izquierda-Ezkerra a los presupuestos de Navarra que aporta 50.000 euros a un proyecto presupuestado en 63.000 y que tiene como objetivo la creación de una zona verde y un entorno agradable.

No se ha podido hacer antes por una razón y es que continúan las obras de la nueva depuradora y todo el tráfico pesado afectaba a este entorno, por lo que no tenía razón de ser actuar en un espacio que con el paso de los vehículos de obra podría dañarse. El objetivo es tener todo acabado para el 4 de noviembre.

¿Qué otras iniciativas de inversión se han llevado a cabo?

Hemos realizado obras en la Plaza de Toros. Está habiendo cierta polémica con la situación que afecta a estos recintos en materia de seguridad y para poder tener cierto aforo estábamos obligados a crear una escalera de emergencia y ampliar una plataforma que se nos ha llevado 35.000 euros.

Recientemente Fitero se sumaba a u proyecto promovido por Nasuvinsa para promover la rehabilitación. En este sentido, ¿cómo está la situación de la vivienda en la localidad?

Llevamos trabajando el tema de la vivienda en Fitero desde el final de la Pandemia, tanto con la Dirección General de Vivienda como con Nasuvinsa. Ambos nos dicen que para poder establecer políticas municipales, con o sin la colaboración del Gobierno de Navarra, necesitamos una radiografía local de cual es el mercado y la necesidad de vivienda.

Nasuvinsa nos proporcionó un modelo y desde el ayuntamiento hemos lanzado una encuesta que ha estado activa todo el mes de mayo en la que preguntamos a la población local si le gustaría disponer de nueva vivienda en Fitero, de qué tipo, si rehabilitaría. Esto nos permitirá tener la radiografía de la demanda actual que existe en Fitero para volver a sentarnos con Vivienda y Nasuvinsa y establecer políticas de vivienda en el pueblo. El objetivo es poder personalizar la atención a la demanda que existe, que los vecinos conozcan las ayudas que disponen si quieren rehabilitar o si quieren construir y en qué podemos ayudar desde el ayuntamiento.

Además entendemos que el Plan General Urbano que tenemos en Fitero desde el año 2004 ha quedado caduco como herramienta y manifiestamente mejorable. Por ello, a principio de año aprobamos por unanimidad, con los votos del Partido Socialista, la redacción de un nuevo plan general. Ahora estamos en la fase de concretar los aspectos del convenio para dotarlo de financiación, el 80% el Gobierno de Navarra y el 20% restante el ayuntamiento de Tudela.

Los antiguos Planes de Urbanismo son ahora Planes Generales Municipales y ya no se centra en el terma urbanístico. Hacen referencia también a temas ambientales, turísticos, ecología, y tenemos que darle la vuelta a todo, porque como he dicho, lo que hay es manifiestamente mejorable. La realidad social, económica y turística de Fitero es distinta a la de 2004. Tenemos que reconfigurar lo urbano y lo rural con el objetivo de tener un plan que nos permita desarrollarnos en los próximos años, desarrollar nuevas zonas en las que se pueda construir vivienda, zonas que fueron urbanizables no lo sean pues nunca se ha llegado a construir allí, de hecho el pueblo ha crecido en dirección opuesta a donde expresaba el plan. Creemos que es una herramienta de futuro con el plan de desarrollo local que esperamos aprobar en el pleno de mayo.

¿Qué papel va a jugar ese Plan de Desarrollo Local?

El Plan de Desarrollo Local es un proyecto en el que venimos trabajando desde hace dos años y viene a ser una herramienta que nos permita establecer los objetivos de Fitero de cara a los próximos años.

Han participado agentes locales, agentes clave, un grupo motor encargado de valorar  las respuestas que han ido dando las respuestas de las entidades sociales, deportivas, agentes clave, etc. Esto ha permitido marcar diferentes ejes de actuación y nuestro objetivo es que sirva de herramienta de trabajo, un plan con las opiniones de las gentes de Fitero para trabajar y poner en marcha proyectos.

¿Cómo esta la situación social en la localidad?

Hace un par de meses tuvimos la presentación del plan de convivencia y nos acompañó la directora de Políticas Migratorias, Patricia Ruiz. He de decir que nos puso como ejemplo de convivencia hasta el punto de que yo, como alcalde de Fitero, y en nombre de Agroalhama, participé en Pamplona en la jornada del Comité Europeo de las Regiones, en la que pude explicar las acciones que en materia de convivencia y cohesión estamos desarrollando en Corella, Cintruénigo y Fitero.

Para nosotros esto es algo muy importante, porque la realidad local es la que es, con casi el 20% de la población de origen migrante y tenemos que atenderla, evidentemente.

En el año 2020 se hizo un diagnóstico. Con el resultado el propio gobierno de Navarra se llevó las manos a la cabeza y les dijimos que era necesario un trabajo no podíamos hacer solos y fruto de esa llamada de atención se va a lanzar un proyecto piloto a través de Agroalhama que se firmará en fecha próximas y que permitirá poner en marcha distintas acciones.

Se contemplan una serie de ejes de actuación, unos de carácter ordinario para distintas convocatorias, pero otros de carácter extraordinario como la iniciativa para que Fundación La Caixa financie la alfabetización de migrantes adultos.

El tema de la convivencia y la cohesión a nivel local es algo que nos lo tomamos muy en serio, estamos a la espera de la convocatoria de políticas migratorias para el desarrollo del plan y uno de los ejes que nos gustaría desarrollar el contar con un técnico en material de cohesión con el objetivo de empastar las distintas políticas de convivencia en Fitero, entre el colegio, el centro de salud, entidades sociales y que sea un cauce autorizado para el colectivo migrante del pueblo porque nosotros no contamos ni con los recursos ecónimos ni las herramientas que necesitamos.

A nivel cultural el ayuntamiento viene reivindicando la rehabilitación del Cine Calatrava, ¿Cómo está este proyecto?

Venimos reclamando desde hace mucho tiempo la rehabilitación del cine Calatrava y hace dos años presentamos una enmienda para la rehabilitación del Paso de las Monjas para convertirlo en centro cívico, social y cultural donde las asociaciones tuvieran espacios para reunirse y llevar a cabo sus programaciones. Ambos son proyectos que el ayuntamiento no puede afrontar con los medios que tenemos pero de momento no hay tutela ni tu tía.

Vamos a seguir. Es cierto que con las distintas convocatorias que se está haciendo de los fondos Next Generation vamos a ver qué financiación recogen esas convocatorias porque si hay alguna que nos cubre el 80 o 90% del proyecto podríamos disponer de margen para ejecutarlos. Los proyectos están hechos y simplemente sería disponer de los recursos económicos para poder sacarlos adelante.

¿En qué otros proyectos trabaja el equipo de gobierno?

En materia de políticas sociales es muy importante para nosotros adherirnos al acuerdo marco de plazas concertadas. Esto va a permitir que el ayuntamiento deje de aportar a la residencia del entorno de 150.000 euros al año para su subsistencia, que la residencia se autogestione económicamente y que esa cantidad con la que sobrevive la residencia pase al capítulo de inversiones del ayuntamiento.

Es algo en lo que estamos trabajando mucho. Desde la propia dirección de la residencia se está desarrollando un trabajo ímprobo que permitirá la obtención de los recursos económicos a través del acuerdo marco con el Gobierno de Navarra de tal manera que abona un precio/plaza por centro residencial que permitirá que mes a mes, eso que ahora es un déficit, sea un superávit. El volumen de dependientes que hay en la residencia de Fitero es elevado y creemos que casi el 60% de las plazas van a poder adherirse a este acuerdo marco de manera que en plazo de dos o tres años el centro solo requiera la aportación económica del ayuntamiento para la mejora de sus instalaciones con distintas inversiones que la vayan mejorando.

Además de las fiestas, ¿van a poder disfrutar los vecinos y vecinas de Fitero de una programación cultural del nivel del pasado verano?

Nos espera un verano intenso con un programación cultural que organiza el Ayuntamiento del 1 de julio hasta el día 4 de septiembre. Festivales con Encanto es una apuesta por atraer turismo a una zona con patrimonio y afectada por despoblamiento que nos permitirá disfrutar de un artista de la talla de Ara Malikian, y mantenemos la iniciativa de Fictorium, que el año pasado funcionó muy bien y que consideramos importante.

Al margen de esto vamos a tener una amplia programación de actividades que promueven los colectivos del pueblo, como la Asociación de Padres y Madres del colegio, Catatrava, o Fitoro.

¿Qué retos que tiene como alcalde de aquí al final de la legislatura?

Me gustaría que se pudiesen consolidar los dos proyectos de energía eólica que tenemos encima de la mesa y que afectan a Fitero uno, y otro a Fitero y Cintruénigo. Si terminamos la legislatura con la certeza de que estos dos proyectos van a seguir sería una extraordinaria noticia. El hecho de que esos parques eólicos se lleven a cabo podría suponer que la partida de inversiones en el ayuntamiento de Fitero se podría quintuplicar, algo que para nosotros es fundamental.

Son proyectos que veo factibles y son el futuro de Fitero. Sé que puede haber conflicto con el tema medioambiental por la oleada de proyectos, pero debemos entender que hay entornos en los que los molinos reactivan económicamente a un pueblo y otros que pueden esperar. Por ello la demanda al Gobierno de Navarra es que todos aquellos trámites de aquellos parques que supongan que un entorno muy determinado, como es Fitero, se desarrolle, se agilicen todo lo posible.

Y a nivel agrícola, ¿Va a ser Fitero el único pueblo de la Ribera que quede fuera de la zona regable del Agua del Canal de Navarra?

Ahora mismo estamos fuera de la zona regable pero lo vamos a reclamar.

Artículo anteriorAblitas acoge este fin de semana el mayor evento de Crossfit de Navarra
Artículo siguienteInmasc, la Mayor Tienda Online 360º de Navarra ¡es de Tudela!