Inicio Opinión La discoteca Makarius Club de Ablitas, por Pedro J. Soto

La discoteca Makarius Club de Ablitas, por Pedro J. Soto

El domingo 6 de Setiembre de 1970, mientras en Pamplona se podía disfrutar de un concierto de Miguel Ríos, que actuaba en el Club Natación, se inauguraba en Ablitas un establecimiento innovador, cuyo éxito se mantuvo durante unos cuantos años. Ese día se podía adquirir un ejemplar de un periódico por la cantidad de 5 pesetas y la entrada a la discoteca costaba 40 pesetas. Un lugar al que se acudía, una vez adquirida la edad necesaria después de disfrutar del mini huateque existente en el “ Cuarto del cura “ , un lugar donde florecieron fructíferos noviazgos , otros que se frustraron y un buen número de ellos quedaron a la expectativa . No podemos olvidar aquellas despedidas de año y entrada del nuevo donde la noche era interminable , lástima no poder revivirlas.

La fundó Cristóbal Ruiz Sancho, “El chato Macario” de ahí el nombre por la que se reconoció. Todavía se recuerda al fondo de la pista la cabina del DJ comandada por Jesús Mª Sandua Villafranca (qpd) , luego relevado por Mariano Arriazu Gracia y a su vez en su última etapa el buen amigo Urbano Ruiz Sada que siguió la estela.

La última vez que la disfrutamos se remonta al año 2005 con motivo de la fiesta de quintos del 79. Estaba intacta, ahí seguía la bancada de sillas rojas a derecha e izquierda cumpliendo su asignada misión, ahí estaba la impresionante colección de discos de vinilo que se escucharon durante toda la larga noche que fue seleccionando magistralmente Guillermo Reinaldos como DJ improvisado.

La barra del bar no había perdido su esplendor, estaba colocada al fondo de la pista, rozando la pared derecha, justo a la salida secundaria que daba acceso a la pista de baile al aire libre, esta más bien para la época de verano, principalmente el día de la Juventud en el mes de junio de cada año y sobre todo en las fiestas patronales de setiembre. Los pósters entre otros de “The Beatles”, colgados en la pared cercana a la barra, daban cuenta de su época. Ahí, expuestas todavía a día de hoy se pueden contemplar las diferentes botellas de los licores que se consumían, los fundador, los Dyc los peppermint, el perfecto amor y los demás con alcoholimetría superior a 40º.

Lástima que el 50 aniversario haya coincidido con la suspensión de las fiestas patronales de este año, debido a un nuevo e inesperado elemento COVID19 – que seguimos sufriendo. Al menos, el capricho del azar ha querido sea un año histórico en su aniversario por doble motivo al coincidir el mismo con la suspensión también histórica de las fiestas patronales.

Nos gustaría, al igual que en años anteriores desear unas felices fiestas, pero teniendo en cuenta que el “ pobre de mi” , este año será el primer día de los que estaban señalados para su comienzo, en esta ocasión lo sustituimos por el deseo de poder disfrutar de una buena salud y un feliz verano.

Pedro J. Soto Santos