Inicio Opinión Desde Ecologistas en Acción lloramos el fallecimiento de nuestro compañero Rafa Sánchez...

Desde Ecologistas en Acción lloramos el fallecimiento de nuestro compañero Rafa Sánchez Sangüesa

Nuestro compañero Rafa Sánchez Sangüesa sufrió el pasado martes un fuerte ictus que finalmente no ha podido superar. Nos ha dejado físicamente, pero nos deja un legado maravilloso como persona. Su visión clara, cristalina de los problemas le hacía verlos muchísimo antes que todos nosotros. Y el vacío que nos deja es enorme.

Rafa Sánchez Sangüesa fue durante muchos años Presidente y miembro activo de Landazuría. Tras la creación de Ecologistas en Acción, en la que participó activamente, fue Coordinador de la Organización ecologista en Navarra.

Durante toda su vida ha estado entregado de manera totalmente altruista a los demás y a la protección de la Naturaleza. Rafa Sánchez Sangüesa defendía de manera firme sus ideas porque creía honestamente en ellas.

Defendió la justicia y el interés de todos, frente a los intereses particulares. Peleando por una mejor gestión en Bardenas y contra el polígono de tiro. Contra el pantano de Itoiz y el recrecimiento de Yesa por su mal uso de los recursos hídricos. Denunciando los altos niveles de ozono en la Ribera de Navarra. Por la defensa de los ríos y sus sotos como fuentes de vida. Por campañas como las de las cigüeñas o contra las antenas de telefonía ilegales. Por ser impulsor de las denuncias contra las Centrales Térmicas de Castejón. Defendiendo el tren social, como él le llamó, frente a la especulación y despilfarro de la alta velocidad. O promoviendo la Iniciativa Ciudadana Ribera Sana que consiguió parar la implantación en Tudela de una incineradora de neumáticos. Siempre protegiendo el Patrimonio Público de los ataques de los intereses privados.

Rafa, amigo, compañero. Que la Tierra, que tú siempre has defendido, te acoja en su seno. Que el Cielo, que tú siempre has querido limpio, se limpie con tu presencia. Los ríos, por los que siempre has peleado, hoy bajan más llenos porque lloran tu partida. Seguiremos peleando por lo que tú peleaste, te tendremos siempre cerca, muy dentro de nosotros.