Cristina Alba Arellano

“Costureras Solidarias de Cortes se formó para ayudar ante esta pandemia de la mejor forma que sabemos; cosiendo, de forma totalmente altruista. Todas tenemos muy claro que lo volveríamos a hacer”. Con estas palabras resume Cristina Alba Arellano por qué nació este colectivo durante el confinamiento, llegando a participar hasta 27 personas.
“Nos llegaron noticias de que en el Hospital Clínico de Zaragoza pedían ayuda para coser mascarillas. Al solicitar información nos recomendaron que cosiéramos para nuestra zona, que las necesitarían, y así fue. En pocos días se empezó a ver en nuestro entorno la falta de material”, recuerda.
“Se llegaron a coser más de 7.000 mascarillas, además de botas, gorros y patucos de plástico, que se entregaron a particulares, empresas, Ayuntamiento, asociaciones sanitarias, hospitales, residencias, etcétera”, explica.
Cristina Alba Arellano asegura que la experiencia ha sido positiva y enriquecedora desde el punto de vista personal y ahora pide responsabilidad. “Debemos cumplir con las indicaciones sanitarias porque si te cuidas protegemos a nuestro entorno”, concluye.