Alejandro Toquero, Alcalde de Tudela
Alejandro Toquero, Alcalde de Tudela

Cuando faltan apenas cinco meses para la celebración de las elecciones municipales, Alejandro Toquero, alcalde de Tudela, hace un repaso de su primera legislatura al frente del gobierno municipal.

¿Cómo resumiría la legislatura?

Ha sido una legislatura dura. Lógicamente ha estado marcada por el COVID, por tener que luchar contra una pandemia con la que nadie contábamos y tener que centrar todos los esfuerzos personales, humanos y económicos del Ayuntamiento y de la ciudad en pelear contra algo de lo que no teníamos ni idea. Lo he dicho y lo vuelvo a decir. Los ayuntamientos nos sentimos en muchos momentos solos, tomando decisiones sin saber si estábamos haciéndolo bien o mal y sin tener directrices por parte de un ente superior, sea el Gobierno Navarra o el Gobierno de España.

Hicimos todo lo que pudimos con una directriz clara que yo le di a mis concejales. Tudela no podía parar. Reactivar la economía iba a ser muy, muy complicado. Sabía que negocio que bajase la persiana, ya no la volvía a abrir. Por lo tanto, tuvimos que centrar todos los esfuerzos en luchar contra el Covid, lógicamente, y luchar para que la economía no decayese. Dentro de las capacidades que tiene un Ayuntamiento, que son limitadas, destinamos dinero a las pymes, a las micro pymes, hubo ayudas directas, se eliminaron todas tasas… y a partir de ahí seguir construyendo y marcando el rumbo a la ciudad que estábamos buscando a nivel de infraestructuras.

¿Y cree que se ha conseguido ese reto de no detener el desarrollo de la ciudad?

Yo me marqué dos parámetros desde que jure como alcalde. Uno es defender Tudela por encima de todo. A unos les gustará más y a otros les gustará menos como lo he hecho, pero creo que Tudela se merece ser defendida a ultranza. En la legislatura anterior no se defendió Tudela como se debía y yo creo que ahora quien ataca a Tudela se lo piensa dos veces. ¿Porque? Porque la defendemos a capa y espada, por encima de todo y de todos.

Y dos, mejorar Tudela a todos los niveles. A nivel social para que nadie se quedara atrás, a quien más lo necesita y ayudar a quienes ayudan y a nivel de infraestructuras porque Tudela estaba totalmente dejada.

Ha habido que hacer un trabajo ingente en calles, iluminación, servicios, infraestructuras,  transporte urbano y aún queda trabajo para modernizar la ciudad. Estamos en el camino y los resultados ya se están viendo. Estamos cambiando Tudela a LED con un ahorro que va a suponer más del 80%. Hemos presentado el nuevo transporte urbano sostenible, ecológico y electrificado, con una nueva línea más a los polígonos industriales. Eso es hacer una ciudad moderna, cosmopolita y llamativa para que la gente de Tudela y para los vienen vean que Tudela es una ciudad moderna.

¿Qué logros pondría de relevancia de estos tres años y medio?

Modernizar Tudela a nivel de infraestructuras para dar servicio como capital de la Ribera a una población de 40.000 habitantes censados, más todo el volumen de servicios que la ciudad da al resto de la Ribera, La Rioja Baja, Comarca de Tarazona y el Moncayo, y Cinco Villas.

Casco Viejo

También hemos trabajado mucho en el Casco Antiguo, una parte de la cuidad que estaba totalmente abandonada, cuando es la zona turística por excelencia de Tudela. Hemos llevado la fibra óptica, ampliado el aparcamiento del terraplén, hemos metido mano a la ordenanza del ruido que tanto criticaba a la oposición y hemos aprobado la ordenanza de Solares.

Ahora vamos a quitar los contenedores de las calles del casco antiguo. Es una reivindicación histórica de los vecinos y yo me uno a esa reivindicación. Hemos llegado a un acuerdo con la Mancomunidad para poder retirarlos durante el día y que se coloquen por las noches. Ahora vamos a meterle mano al mercado de abastos para que, además de nuestros productos de calidad, sea un sitio de gastronomía y de turismo como ocurre en otros lugares. Y en unos días podremos presentar el proyecto para recuperar San Nicolás, un edificio histórico totalmente abandonado, para volver a darle vida.

Creo si hay un equipo de gobierno que ha apostado y ha hecho cosas tangibles por el casco antiguo, hemos sido nosotros. Eso no nos lo puede discutir nadie. Las pruebas están ahí. Ese compromiso que se adquirió con el casco antiguo de invertir 500.000 € del presupuesto al año lo hemos cumplido y superado.

Financiación

A nivel de financiación creo que la gente ha visto que en una época durísima, de pandemia, con muchos palos en las ruedas por parte del Gobierno Navarra, siempre hemos sabido defender Tudela y hemos sabido conseguir dinero allí donde lo teníamos, en Europa.

Montamos un equipo disciplinar que viene trabajando única y exclusivamente en buscar financiación para la ciudad. Y a las pruebas nos remitimos. Hemos conseguido 1,2 millones de euros para el Corredor Verde, cuyas obras empiezan ya. Hemos conseguido dinero para la reforma de la Plaza Padre Lasa, para el mercado de Abastos, o el Paseo de Pamplona, una obra que ha contado con una financiación del 80% de su coste. Ahora ya estamos trabajando para conseguir la misma financiación de Europa para completar la actuación en la calle Muro.

¿Qué ha sido lo más complicado?

Nos hubiera encantado encontrar esa colaboración que hemos tenido que buscar fuera en el Gobierno de Navarra. Me critican que estoy siempre confrontando, pero yo solo digo lo que hay. No lo olvidemos, el Gobierno de Navarra nos llevó al Tribunal Supremo. Por primera vez en la historia un Gobierno de Navarra lleva uno de sus ayuntamientos ante el Supremo para no darle un dinero que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra ya había dicho que era de los tudelanos. Y por no dárselo nos llevó al Tribunal Supremo. Por supuesto, el Supremo nos dio la razón. Eso no es poner palos en la rueda, eso es, directamente, querer quitarte las ruedas.

A nivel local lo mismo. Hay un Partido Socialista que vota en contra del Corredor Verde, en contra de darle la carta de Capitalidad y en contra del tercer centro de salud cuando lo llevaba en sus programas electorales. Eso no son palos en las rueda, es ir en contra del desarrollo de esta ciudad. Yo concibo la política como un medio para mejorar tu ciudad y defenderla. Y la oposición, en estos cuatro años, tanto en Tudela como el Gobierno de Navarra, no han hecho una buena política con Tudela.

El gobierno ha cerrado el debate de la Carta de Capitalidad con una reforma que mejora la financiación local y ya ha anticipado que hablará del tercer centro de salud una vez se completen la reforma y ampliación de los actuales. ¿sigue considerando que eso no es atender las reivindicaciones que plantea?

Yo lo considero así. Cuando prometes algo tienes que cumplirlo. ¿Es que si no, para qué sirve un programa electoral? Lo haríamos en diez minutos sabiendo que luego no lo vas a cumplir. Mi programa electoral fue el resultado de meses de trabajo para abordar el presente y el futuro de Tudela.

Sigo creyendo en la Carta de Capitalidad porque es buena para Tudela y nadie me va a quitar de esa idea. Primero porque es un reconocimiento a Tudela y, segundo, porque aporta una financiación justa.

El único documento escrito que valora la financiación que necesita Tudela cifró esa cuantía en 5,6 millones de euros. Hasta ahora no he visto otro documento. La financiación del fondo de haciendas locales se ha ampliado en 1,8 millones de euros parata Tudela, pero ¿en qué se han basado? Se ha ampliado, pero yo no me puedo contentar con menos de la mitad de lo que dice el documento que valora los servicios que damos como ciudad. Por lo tanto, sigue siendo totalmente insuficiente. Si la oposición se contenta con migajas, yo no.

¿Lamenta esa falta de apoyo del Gobierno de Navarra?

El día que alguien en el Gobierno de Navarra apueste, por fin, por el desarrollo de Tudela como puerta de entrada sur de Navarra, a Navarra le irá mucho mejor. Pero parece que a alguien le interesa que Tudela no se desarrolle, no avance, no crezca como segunda ciudad de Navarra y como pivote del sur de esta tierra. Yo no lo entiendo, y los tudelanos se han hartado de que nos den menos de lo que necesitamos.

¿Cómo valora la implantación del doble grado de Fisioterapia y Ciencias del Deporte en el campus de la UPNA en Tudela?

Creo que hemos perdido una oportunidad histórica para crear un tercer grado en Tudela. Se daban todas las condiciones para ello, pero no, no nos dan la tercera carrera y se la llevan a Pamplona. El doble grado no tiene nada que ver. Lo van a hacer a caballo entre Tudela y Pamplona y son diez alumnos. Vuelven a darnos las migajas.

¿De qué se siente más satisfecho?

Me siento satisfecho de que de que mis concejales hayan aguantado mi ritmo y cumplir con la exigencia que nos planteamos en la legislatura. Todo lo que nosotros hemos prometido y que llevamos nuestro programa electoral, lo hemos cumplido. Han defendido Tudela a capa y espada y se han dejado la vida.

Somos un ayuntamiento que ayuda a quienes ayudan. Hemos ampliado en el presupuesto del año que viene más del 50% las ayudas a todos los colectivos sociales que trabajan por mejorar Tudela. El Ayuntamiento tiene que estar al lado de aquellos que trabajan por mejorar la ciudad.

También que vamos creando un sentimiento de pertenencia a Tudela, que también es algo bonito. Me gusta que los deportistas o estudiantes van a salir a un campeonato de España o a otra competición quieran llevar los colores de Tudela y nos pidan una bandera. Es un sentimiento de pertenencia que a mí me gusta, me parece muy bonito y de lo que me siento orgulloso.

¿Qué retos se plantea hasta las elecciones de mayo?

El primero implementar y aprobar los presupuestos. También empezar todas las obras previstas y terminarlas las que tenemos iniciadas. Creo que por delante aún quedan seis meses muy intensos para mejorar la ciudad, sobre todo urbanísticamente.

Y económicamente, ¿cómo van a quedar las arcas municipales?

Totalmente saneado. A nivel financiero el Ayuntamiento está muy bien y la ciudad está bien. Y además lo hemos conseguido congelado las tasas por cuarto año consecutivo, pese a que al ayuntamiento se le han encarecido los suministros una media del 32%, un coste que no hemos repercutido, como otros, en el usuario.

¿La oposición le critica el recurso constante el remanente de tesorería?

El remanente es un dinero que tiene el Ayuntamiento para invertir en la ciudad. En la caja no hace nada. Lo que hay que saber hacer es controlar, no gastar más de lo que tienes, como ocurre cualquier casa o familia.

Tenemos un dinero y lo destinamos a invertirlo en la ciudad, a mejorar servicios, infraestructuras, en la gente. Y lo hemos hecho sin gastar más de lo que lo que teníamos. El remanente es para eso.

¿Cómo veía Tudela cuando llegó a la alcaldía y cómo la ve ahora?

Lógicamente la veo mejor, más moderna, más abierta, más cosmopolita. La hemos mejorado mucho, la conoce más gente, la hemos sacado más en el mapa, hemos salido más en los medios de comunicación a nivel turístico.

Lo sigo diciendo. Creo que en la legislatura anterior se hizo poco o nada. Tuvieron muchos problemas, les costó dos años saber dónde habían aterrizado y nosotros ya, en el primer mes, estábamos tomando decisiones para mejorar la ciudad.

¿Con qué se queda de su experiencia de estos años como alcalde?

Creo que el mayor de los honores de ser alcalde de tu ciudad es poder defenderla. Yo nunca pensé ser alcalde de Tudela. Mi vida iba encaminada a otra cosa. Pero ha sido uno de los mayores honores, poder formar mi propio equipo, trabajar con él y liderar un proyecto para hacer cosas buenas por Tudela. Confieso que tengo pasión por Tudela.

¿Repetirá como candidato a la alcaldía?

Aún cinco meses. Es cierto que la gente va tomando posiciones pero yo tengo que hablar con el presidente de mi partido.

¿Qué desea a sus vecinos y vecinas para 2023?

Buena convivencia y salud, lógicamente. Parece una palabra hecha, pero basta recordar todo lo que nos ha pasado en estos años anteriores. Y también que disfruten, que si lo pueden hacer hoy, mejor que dejarlo para mañana y no tener que arrepentirnos de no haber hecho cosas antes.