Irune García, concejala de Turismo; Eduardo López Espada, actor; Juanma Pérez Lizar, actor y presidente de la Cofradía de la Hermandad de la Pasíon, Alejandro Toquero, alcalde de Tudela; Merche Pérez Lizar, organizadora e impulsora del acto, y Fernando Cristobal, capellán de la Hermandad

Tudela volverá a disfrutar de la representación de la Pasión Viviente el Miércoles Santo día 13 de abril, un acto que por un lado celebrará su vigésimo aniversario y que, por otro, servirá para despedir a Juanma Pérez Lizar en el papel de Jesús que ha representado a lo largo de los últimos 19 años.

Merche Pérez Lizar, organizadora e impulsora de la representación, ha sido la encargada de anunciar con una enorme emoción que el acto vuelve a las calles del Casco Viejo de Tudela tras dos años de suspensión obligada por la pandemia. Ha recordado el origen de este acto que nació para sumarse a las tradiciones de la Semana Santa tudelana y ha agradecido el trabajo de todas las personas que han hecho posible que este año se cumplan 20 ediciones. «Es un acto complicado, hecho exclusivamente por voluntarios y personas anónimas que ha conseguido dos cosas, cumplir 20 años de existencia y potenciar el casco viejo y su judería. Ójala fuésemos 1.000 en lugar de 80, pero la Pasión ha quedado como tradición que cada Miércoles Santo se espera», ha remarcado Pérez.

La principal novedad de la representación de este año será el nuevo decorado de la escena del Juicio de Pilatos, una escenografía realizada por Aitor Calleja, que se completará además, con los nuevo trajes pretorianos que vestirá la guardia personal de Poncio Pilatos.

Despedida de Jesús

La presentación de la XX edición de la Pasión Viviente de Tudela ha sido el momento escogido por Juanma Pérez Lizar para anunciar su despedida de la interpretación y que este año será el último en el que represente el papel de Jesús.

Su relevo lo tomará Eduardo López Esparza, actor vinculado a la representación de la Pasión Viviente de Tudela desde hace 10 años y que venía representando el papel de ladrón «malo» en la escena de la crucifixión.

Pérez, que es también presidente de la Cofradía de la Pasión Viviente de Tudela, ha agradecido el trabajo desarrollado por todas las personas y colectivos que han permitido que este acto alcance 20 ediciones y al ayuntamiento de Tudela, por acoger y dar soporte a una idea que ha terminado por hacerse hueco en las tradiciones de la Semana Santa de Tudela, «un acto digno de lo que nuestra querida ciudad se merece», ha asegurado.

Ha resaltado los logros alcanzados durante estos años por un grupo de personas anónimas y que han aportado siempre un trabajo voluntario. «Tras dos asño de ausencia de las calles, esta edición será la de todas aquellas personas que nos hubiera gustado que estén con nosotros el Miércoles Santo. Seguiremos trabajando por hacer más grande nuestra Pasión. En lo que a mí respecta, este será mi último año como Jesús. Con este representación habrán pasado 19 años en los que habré interpretado este papel, tiempo más que suficiente para dar un paso a un lado y sea otra persona la que tome el testigo. No es por cansancio, no porque mi cuerpo diga basta, simplemente porque entiendo que llegas a una edad en la que al fin y al cabo son otros los que tienen que tomar el testigo.», ha dicho.

No obstante, Pérez ha señalado que seguiré vinculado a la representación, luchando y trabajando por ella para que sea mejor, ha indicad. «Tengo claro que estaré para lo que sea necesario. No echaré de menos pasar frío, pero sí muchas cosas. Los ensayos con mi gente, la emoción de la primera escena, de la crucifixión, muchas cosas, pero siempre lo dije. Lo haré hasta que mis hijos sean capaces de recordar que su padre lo ha hecho»,ha concluido.