Las tres alumnas del IES Valle del Ebro que participan en el proyecto

Las alumnas Jesela García, Carmen Soldevilla y Marcela Soriano acudieron durante este mes de noviembre a una reunión de trabajo en el Planetario de Pamplona, dentro de la elaboración de su proyecto “Estación meteorológica marciana.” Esta investigación se trata de una continuación del proyecto que desde hace varios cursos está replicando el vehículo rover Perseverance, enviado por la NASA a Marte.

El Planetario de Pamplona y los Institutos de Educación Secundaria (IES) de Barañáin, Plaza de la Cruz, de Pamplona, Ribera del Arga, de Peralta y Valle del Ebro, de Tudela, donde estudian estas tres alumnas su Bachillerato de Investigación, han unido esfuerzos para ofrecer una opción educativa orientada al estudiantado interesado en profundizar en diversos métodos de investigación y en el análisis de problemas inherentes a cualquier investigación.

Esta dinámica de funcionamiento se basa en reuniones mensuales en el Planetario, en las cuales el alumnado comparte el avance de sus respectivos proyectos científicos. Estas reuniones fomentan la colaboración, el intercambio de ideas y el aprendizaje mutuo entre los participantes, permitiéndoles afrontar los desafíos del proyecto de manera conjunta y enriquecedora.

El enfoque de este proyecto para el curso académico 2023/2024 se centra en la meteorología marciana. Por un lado, el alumnado construye una estación meteorológica que se integrará en la maqueta actual del rover Perseverance, situada en el Planetario de Pamplona. Por otro lado, cada instituto implicado en este proyecto, construirá su propia estación meteorológica, la cual recabará valores desde cada uno de los institutos.

Además de las cuestiones técnicas vinculadas con la construcción de las estaciones meteorológicas, este alumnado comparará los datos obtenidos en los centros con aquellos recibidos desde la superficie de Marte, provenientes de los rovers Curiosity y Perseverance.

También podrá realizarse una comparativa de los valores adquiridos con el registro histórico de datos meteorológicos locales de las últimas décadas, correspondientes a cada una de las localidades donde se ubican los IES. A partir de esto, se podrán extraer conclusiones acerca de las diferencias observables entre Marte y los registros locales de los últimos años.