Inicio Opinión Siglo XXI o que te detengan por fumarte un cigarro, por Maialen...

Siglo XXI o que te detengan por fumarte un cigarro, por Maialen Goikoetxea

El 27 de febrero apareció tanto en el Diario de Noticias como en el el Diario de Navarra la noticia de que un joven tudelano había sido detenido el día anterior por cuestionar el tener que identificarse ante un agente municipal que quería multarle por estar fumando un cigarro en la puerta de un bar en la calle carnicerías. La noticia relata, basándose en los testigos del bar de enfrente, que el agente, con actitud chulesca, pidió identificarse al joven que estaba solo en la puerta del bar fumando. Ante su cuestionamiento, lo detuvieron. Lo que no cuenta la noticia es que el joven finalmente se identificó oralmente, a lo que la policía contestó reduciéndolo contra el suelo, como también contaron los mismos testigos.

El municipal entró con muy malas formas, pese a que todas las nuevas normas por covid estaban siendo debidamente cumplidas, como él mismo pudo comprobar. La camarera le pidió que esperara un momento a que acabara de servir y que ella ahora salía a hablar con él. Cuando salió, estaban deteniendo al joven. Yo estaba sentada en una mesa de cara a la puerta, y vi otro agente municipal corriendo por la calle. Salimos del bar. Tres agentes de la policía estaban reduciendo al joven, hincándole la rodilla en el cuello. Llegó más policía casi al instante: municipales y nacionales. Todos diciéndonos que nos calmáramos y que ellos no sabían las razones de su detención; la gente que lo presenciamos sí: lo habían reducido, hecho una herida en el brazo (con urgente intervención quirúrgica), muchas magulladuras y se lo llevaban detenido mientras él gritaba de dolor. Todo, por estar fumando en la puerta del bar. Solo, quieto y sin nadie a su alrededor, tal como indica la normativa.

Algo ocurrió dentro del furgón porque el joven comenzó a gritar de dolor y el vehículo ralentizó la marcha.

La misma noticia relata que se le acusa de resistencia grave, atentado a un agente de la autoridad y daños a un vehículo policial. Bienvenidxs al siglo XXI: el estar fumando un cigarro puede dar pie a que un agente de policía se desquite contigo y que además tengas que pagar tú las consecuencias de su capricho.

Maialen Goikoetxea

Artículo anteriorSobre la política deportiva municipal, por José Mª Blanzako
Artículo siguienteEnrique Munilla, veinte años rehabilitando viviendas en Tudela