Inicio Colaboradores Carlos Muñoz Oppenheimer, por Carlos Muñoz

Oppenheimer, por Carlos Muñoz

Las consecuencias de robar el fuego a los Dioses


Deseo a todos los lectores y lectoras que hayan descansado a pesar del tórrido verano sufrido, y volvamos a la rutina con nuevas energías. El verano nos ha regalado un duelo entre Barbie y Oppenheimer, amén de los blockbuster: Misión Imposible, Indiana Jones. El film de Christopher Nolan (Tenet), es más que un biopic sobre el padre de la bomba atómica, es el retrato de una época, de conflictos ideológicos, políticos. El film lo protagonizan: Cillian Murphy, Emily Blunt, Robert Downey Jr. Matt Damon, Florence Pugh.

J. Robert Oppenheimer (Cillian Murphy), físico teórico es invitado por el senador Lewis Strauss (Robert Downey Jr.), para liderar el proyecto Manhattan, cuyo objetivo será crear la primera bomba atómica para el ejército americano. Para ello, se traslada al desierto de Nuevo México, con su esposa Kitty (Emily Blunt), y su equipo científico. El encargado de proporcionar la infraestructura es el general Leslie Groves (Matt Damon), y el 16 de Julio de 1945 tendrá lugar la primera prueba nuclear de la historia.

En paralelo, Nolan nos adentra en el lado más personal de Robert Oppenheimer, su compleja relación familiar, el vínculo con su amante Jean Tatlock (Florence Pugh), y las relaciones con sus colaboradores. Cada día Oppenheimer cuestiona más su trabajo al conocer la cantidad de muertos en Hiroshima, provocada por culpa de su bomba. Se irá convirtiendo en un crítico contra la carrera armamentística nuclear, y ello le traerá demoledoras consecuencias: será acusado de comunista, espía para la URSS, y obligado a dimitir de sus actividades públicas.

Nolan demuestra su talento mezclando la vida personal de este Prometeo del siglo XX con las circunstancias políticas que lo rodearon (final de la 2ª guerra Mundial, la guerra fría, la caza de brujas de McCarthy…). Salta del pasado al presente mostrando el ascenso y caída a los infiernos del genio, relatando el origen del rencor de Strauss por el físico, sin olvidar a través de imágenes lo que pasa por la cabeza del científico, premoniciones, consecuencias futuras. Lástima que el director otorgue a las mujeres unos roles muy secundarios, como hizo en Interstellar.

Cillian Murphy encarna convincentemente a un hombre contradictorio, apesadumbrado por su creación, pero también al genio. Emily Blunt y Florence Pugh a pesar de su escasa presencia dan muestra de su talento. Sin embargo, el actor revelación es Robert Downey Jr. una actuación que puede valer un Oscar.

Un film que retrata al hombre cuyo talento revolucionó el mundo científico por lo que descubrió, pero cuyas consecuencias desencadenaron una escalada nuclear más perjudicial que el robo del fuego por parte de Prometeo a los Dioses.

Carlos Muñoz