Inicio Opinión ¡No a la nueva Orden Foral para regular los horarios escolares!

¡No a la nueva Orden Foral para regular los horarios escolares!


Este curso escolar 2023-2024, todos los centros escolares de Navarra estaremos obligados a volver a votar si no queremos que nos implanten la jornada partida; con lo que todo ello conlleva.

Pese a que en enero de 2022 Gimeno prometió revisar las mayorías y condiciones para normalizar las votaciones que regulan los horarios de las jornadas escolares, no ha cumplido con su palabra y lo que ahora propone es que todos los centros volvamos a la jornada partida. No teniendo en cuenta la realidad del 84% de los centros de Navarra ni las decisiones tomadas por sus comunidades educativas, que ya habían optado por otros tipos de jornada: la continua o la flexible.

Después de haber creado un grupo de trabajo en el Departamento de Educación con los diferentes agentes de la Comunidad Educativa para analizar las posibles soluciones y mejoras para la nueva Orden Foral (en la cual no pudimos participar como grupo pese a nuestra petición). Tampoco se tuvieron en cuenta las prioridades planteadas: revisión de las mayorías en las votaciones pasando a mayoría simple, atajar los problemas creados por el transporte o por el tema de las becas escolares… Se escudan en decir que la LOMLOE exige una mayoría cualificada, pero la interpretación que hacen de la misma es interesada y desproporcionada; haciéndola extensible y aplicándola también a la votación de las familias.

Este verano, mediante Gobierno Abierto se abrió un proceso participativo meramente consultivo dónde no se tuvieron en consideración las aportaciones realizadas por diferentes agentes y personas para la nueva Orden Foral. Muestra de ello es que únicamente se han aprobado, y además de manera parcial, 5 de las 70 propuestas presentadas.

Hasta ahora, se han escudado diciendo que hacía falta una evaluación de la jornada continua o flexible alegando su carácter experimental. Ahora, en cambio, el Departamento de Educación, reconoce que no existen datos ni estudios que relacionen el tipo de jornada con el rendimiento escolar y pasa a otorgarles el mismo carácter oficial a las tres modalidades de jornada basándose en las autoevaluaciones anuales sobre la dinámica educativa de los propios centros. Pero a su vez, obliga a todos los centros a iniciar procesos sumamente difíciles de nuevo. De hecho, para tratar en igualdad a todos los tipos de jornada, también habria que preguntar a la comunidad educativa por el apoyo real que puede tener la jornada partida; algo que nunca se ha planteado.

El pasado 3 de noviembre, todos los sindicatos hicieron una concentración para solicitar que no se apruebe el borrador de la nueva Orden Foral puesto que:
impone la jornada partida para todos los centros, no respeta la representatividad de las decisiones tomadas en los centros, quita autonomía a los centros y poder de decisión al profesorado, no dota de más recursos a los centros y tampoco da ninguna solución a los problemas creados por el transporte y las becas de comedor.

El 7 de noviembre, el pleno del Consejo Escolar de Navarra dio el visto bueno al borrador de la Orden Foral para su posterior publicación. Éste órgano está compuesto por 35 personas. Hubo 14 votos a favor de la orden foral, 4 en contra y 1 abstención. Lo que supone es que con un 40% de votos a favor la dan por aprobada como se ha dicho en prensa por «amplia mayoría». Precisamente, cuando la nueva orden foral que pretenden aprobar para regular el cambio de jornada escolar exige una mayoría cualificada para el resto de estamentos. ¡Menuda contradicción! ¿Por qué no pasan a contar como noes los votos no emitidos o las abstenciones como sucede con votaciones de las familias? Está claro: porque la Orden Foral no saldría adelante.

Con todo ello, llegamos a la concentración de hoy convocada por la plataforma Cambio de jornada escolar por mayoría simple, seguimos insistiendo al Departamento de Educación para que elabore una nueva Orden Foral que dé soluciones a los problemas planteados durante todo este tiempo. Ya en su día el Defensor del Pueblo instó a Educación a realizar procesos participativos que reflejaran el querer de la mayoría de la comunidad educativa a través de porcentajes de votación más justos y representativos.

Por último, desde nuestra plataforma queremos hacer un llamamiento a todos los agentes implicados y la propia comunidad educativa a movilizarse para conseguir una normativa más justa, proporcional y representativa. ¡Entre todxs lo conseguiremos! ¡No a esta Orden Foral!