Inicio Publirreportajes Murchante, tradición vitivinícola en el corazón de la ribera

Murchante, tradición vitivinícola en el corazón de la ribera

La localidad presenta además atractivos como su cercanía a las Bardenas Reales, al Parque Natural del Moncayo, o a la balsa de Pulguer

Murchante cuenta con un pasado y u presente marcados por la viticultura y la gastronomía
Murchante cuenta con un pasado y u presente marcados por la viticultura y la gastronomía

A escasos cuatro kilómetros de la Tudela, entre el Parque Natural del Moncayo y las Bardenas Reales de Navarra se encuentra Murchante, población de una gran tradición vitivinícola y gastronómica.

El municipio, cuyos orígenes se remontan a la prehistoria, y que fue gobernado por romanos, musulmanes y cristianos hasta caer bajo el dominio del Deán de Tudela, consiguió ser dueño de su destino en el siglo XIX.

Su actual alcalde, Luis Sancho, nos acerca un poco más su actualidad y sus atractivos

Luis Sancho, alcalde de Murchante
Luis Sancho, alcalde de Murchante

turísticos. “A lo largo de este tiempo, Murchante ha desarrollado su tradición centenaria de cultivo de la vid. Cultivo éste venido a menos en los últimos tiempos pero que queda reflejado en el importante número de bodegas que quedan en su escaso territorio municipal de poco más de trece kilómetros cuadrados”.

¿Cómo ve actualmente Murchante?
La población de Murchante no ha dejado de crecer. Actualmente, es una de las poblaciones más dinámicas de la Ribera y llegando a alcanzar los 4.200 habitantes actuales y creciendo.

La evolución constante de esta población ha permitido el desarrollo de un gran tejido comercial y de servicios. Algo que hace que sus vecinos participen de esta oferta que se les ofrece y facilita la vida en la localidad.

Atractivos turísticos

¿Qué atractivos podemos encontrar aquí?
Murchante está presidido por la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, construcción de 1.952 de estilo churigueresco y levantada sobre otro antiguo templo.
Han sido muchos los personajes ilustres que la población ha dado. Los más destacados son el pintor, nacido en la calle La Paz, Jesús Basiano, considerado el mejor paisajista de la Comunidad Foral de Navarra. Dedicado a él, la localidad acoge un museo con algunas de sus obras y otros objetos, propiedad del pintor. Se ubica en la Casa de Cultura del pueblo.

Otros ilustres murchantinos han sido Nicasio Martínez (pintor y diseñador), Inocente Aguado (músico), Adrian Martinez “Hamsi” (pintor y pedagogo), Faico y Josefina, así como Manuel de Pamplona (insignes joteros), Esteban Orta (historiador reciente), y otros más.

¿Y en cuanto a enclaves naturales?
Su estratégico enclave le sitúa a cuatro escasos kilómetros de la ciudad más importante de la Ribera, Tudela. Y con sus grandes atractivos y, tal y como se dijo antes, entre las Bardenas Reales de Navarra y el Parque Natural del Moncayo, con su imponente pico, además de la cercanía de la balsa de Pulguer, a veces conocida como la playa de la Ribera, siendo un humedal que alberga una variada cantidad de aves.

Otro de los atractivos que Murchante ofrece a quienes quieran visitarlo es la Vía Verde del Tarazonica que une las poblaciones de Tudela y Tarazona bordeando los límites municipales, ofreciendo un espacio natural para pasear, andar en bicicleta, correr etc, siempre con el espectacular Moncayo de fondo.

La balsa del Pulguer, uno de los enclaves naturales de la Ribera más visitados

“Otro de los puntos fuertes de Murchante27 es su estratégico enclave en lo referente a sus comunicaciones”

Háblenos de sus gentes
Siendo importante lo anteriormente detallado, es el carácter de sus gentes lo que hace atractiva esta villa para todos los visitantes que quieran acercarse a ella. Su capacidad de acogimiento, junto con la variedad cultural, artística, paisajística y gastronómica hace que quien se acerque hasta Murchante se lleve un grato recuerdo de su visita. Sus cuatro restaurantes, once bares y tres apartamentos turísticos son argumentos suficientemente potentes para atender todas las necesidades de quienes quieran acercarse hasta esta localidad.

Murchante es una localidad bien comunicada, en continuo crecimiento y desarrollo, ¿no es así?
Exacto. Otro de los puntos fuertes de esta localidad es su estratégico enclave en lo referente a sus comunicaciones. Tiene a tres kilómetros la entrada de la autopista A-68 que, en alrededor de una hora, puede recibir a visitantes de ciudades como Pamplona, Zaragoza y Logroño. Y facilita esas comunicaciones a otras como Vitoria, San Sebastian, Bilbao o Barcelona.

El continuo crecimiento demográfico que Murchante ha experimentado ha impuesto un reto importante a sus dirigentes, dado que la demanda de servicios no deja de crecer en lo material (centro de salud, colegio, instalaciones deportivas, centro cívico, parques) y que obliga a una interrelación entre los autóctonos y los llegados de otros lugares que, irremediablemente ha de redundar en un enriquecimiento cultural. El reto es tan grande como apasionante, y es a través del carácter de nuestras gentes como hemos de llegar a solventarlo. El continuo envejecimiento de la población va a ser contrarrestado por la juventud de los migrantes llegados en los últimos tiempos. La integración de los unos con los otros será lo que posibilite el dinamismo que toda sociedad necesita para seguir creciendo de manera sostenible.

Proyectos para Murchante

Como a otras localidades, la pandemia por Covid 19 también ha castigado a Murchante. Pero cuando esto pase, y por todo cuanto se ha ido relatando, este pueblo volverá a ser lo que siempre ha sido. Esto es, un pueblo de gente emprendedora, acogedora y dinámica, deseosa de atender como se merece a quienes nos quieran visitar.

Proyectos como la rotonda que próximamente se construirá en la NA 6840 y que regulará el tráfico en la entrada a Murchante desde la carreta Tudela–Madrid, la consecución del Centro de Día para nuestros mayores, un equipamiento acorde a la magnífica ampliación del polideportivo o la dotación de diferentes servicios a la zona de la urbanización de Charas, entre otros, hará que Murchante avance en la dirección que el aumento de nuestra población nos demanda.

Aprovecho esta ocasión, como alcalde, para invitar a todo el mundo a acercarse a nuestra localidad con el convencimiento de que, quien así lo haga, no se arrepentirá.