Manuel Resa

Manuel Resa, alcalde de Valtierra, señala que la localidad vive estos días con relativa normalidad dentro de la extraña situación que ha provocado la pandemia de coronavirus y la declaración del estado de alarma. «El pueblo está desértico, falta la gente en la calle y parece la escena de una película de terror. Espero de verdad que pronto vuelva la normalidad. Esto tiene que pasar ya, sino será la ruina para mucha gente», asegura.

Resa ha agradecido el compromiso que están demostrando los vecinos mientras pasa la pandemia y reclama a las autoridades que pongan en marcha mecanismos para realizar test a la mayor parte de la población. «Cada vez parece más evidente que no tener síntomas no significa que no seas positivo. Por eso, insisto, la mejor medicina son los test, hacer todos los que se pueda y el que esté limpio pueda volver a su vida con normalidad».

En las conversaciones que mantiene con los vecinos percibe la lógica preocupación por la enfermedad y, ahora que se empiezan a ver resultados positivos, también por la situación económica que deparará el futuro. «El tema de la enfermedad ya está asimilado, la gente es consciente de que tiene que permanecer en sus casas para tratar de acabar con esto cuanto antes, pero en lo económico, cuidado, que hay gente que va a salir muy jodida. Creo que es un momento en el que todos deberemos mirar más a nuestro lado y apoyar al comercio y las tiendas de casa».

Desde que empezará la lucha contra el Covid-19 el ayuntamiento de Valtierra ha asumido la desinfección de la localidad aprovechando el material del que dispone la brigada  para la conservación de las choperas, actuando en los puntos donde puede concentrarse más gente en estos días así como en los puntos sensibles como la residencia, supermercados, panaderías, farmacias o entidades bancarias.

Asimismo no han faltado los gestos solidarios. Voluntarias cosiendo batas y mascarillas y mucha gente dispuesta a ayudar. «Cuando se pide ayuda la respuesta siempre es positiva. En los pueblos somos una familia», destaca el alcalde de Valtierra.

Atención a la residencia

Como en muchas otras localidades la residencia de ancianos de Valtierra, con más de 70 residentes, ha sido uno de los puntos más sensibles de la pandemia y el centro ha estado en el foco de atención de las autoridades locales. «Creo que se está haciendo una gestión perfecta de la situación en el centro. No ha habido casos y desde el ayuntamiento hemos tratado de apoyarles en todo lo que nos ha sido posible para que no falten mascarillas, guantes, batas, gorros, gel hidroalcohólico, etc».

Mientras llega el final del confinamiento, Resa pide a los vecinos que sean positivos y se mantengan optimistas. «Vale mucho el estar alegre, la negatividad no vale para nada, así que no queda otra que tener paciencia, mucha paciencia porque llegará el día en el que todo esto pasará».