La plantilla junto a las instalaciones de Buñuel
Publicidad

logo152x64

Contenido exclusivo para suscriptores Online de La Voz

Para disfrutar sin límites de todo el contenido debes estar suscrito.

SUSCRÍBETE YA ESTOY SUSCRITO

 

Artículo anteriorEl recrecimiento de Yesa, un pozo sin fondo de dinero público y de riesgo para miles de vidas, por Julen Rekondo
Artículo siguienteTarjetas y discapacidad, por Koldo Mikel Munilla Saso