Alrededor de 300 personas entre profesionales del sector, clientes y trabajadores se han concentrado esta mañana en la Plaza de los Fueros de Tudela para mostrar su apoyo a la hostelería y rechazar las medidas extraordinarias que han obligado a cientos de establecimientos a cerrar sus puertas.

La hostelera arguedana Consuelo Urmeneta ha sido la encargada de reclamar a las autoridades que deje trabajar al sector. «El virus continuará, al manos, durante varios meses entre nosotros, y con las condiciones de seguridad que se estimen, muchas de ellas ya implementadas para nuestra reapertura en junio, debemos continuar con nuestro trabajo, atendiendo a la escasa incidencia del virus entre nuestros trabajadores y clientes», ha recordado.

Las demandas no se han quedado solo en la reapertura, el sector, ha apuntado Urmeneta, y piden la prolongación, ampliación y simplificación de los ERTES, una prórroga y la introducción de un período de carencia en la devolución de los ICOs, así como una reducción en el tipo de interés «y una cobertura legal que permitiese la suspensión, renegociación o aplazamiento de los alquileres de los locales de negocio sin posibilidad de desahucio o una ayuda para su pago. Al igual que se ha dado en Cataluña».

A ello suman la reducción del IVA al tipo superreducido, al menos hasta que se recupere la normalidad; una ayuda directa a los autónomos o una bonificación de sus cuotas (de hasta el 100%); y una ayuda directa a las empresas en función del número de trabajadores o de otros parámetros objetivos que permitiese a las empresas hacer frente a una serle de gastos fijos durante el periodo en que no pudiese desarrollar normalmente su actividad, «ayudando más a quien más ha perdido», ha reclamado.

En el acto ha tomado la palabra el hostelero tudelano Aitor Castellano que en nombre de todo el sector ha querido denunciar la grave situación en la que están poniendo a la hostelería Ribera con las medidas tomadas por el gobierno de Navarra.

Castellano ha reiterado el mensaje de que la hostelería no es la culpable de la alta incidencia de los contagios. «El sector de la hostelería y el ocio está siendo criminalizado por nuestros gobernantes, cuando las estadísticas del propio Ministerio de Sanidad demuestran que la afección de la hostelería en la propagación de la pandemia es mínima».

Asímismo, ha añadido «nos atrevemos a afirmar que las medidas adoptadas, al no realizarse de forma generalizada e igualitaria en todas las Comunidades Autónomas, provocan desplazamientos que incrementan la movilidad y con ello el riesgo de contagios».

Para Castellano además de no ser una solución contra la pandemia, «dichas medidas van a llevar a la ruina económica a muchas familias. Mas de 1.8000 trabajadores viven
directamente de la hostelería en Navarra, y si a estos les añadimos, los trabajadores indirectos (empresas de distribución de alimentos y bebidas, asesorías, imagen, pequeños productores….), el impacto económico puede ser irremediable para la sociedad.
No estamos pidiendo que se nos permita trabajar como antes de la pandemia, prácticamente sin limitaciones, sin controles de aforos o separaciones entre personas, somos conscientes de cual es la situación en los hospitales ahora mismo, nosotros también hemos sufrido en nuestras familias y amigos casos graves de covid, solo pedimos que se nos permita trabajar».

El acto ha concluido con la intervención de Aitor Martínez Lanas, que ha recordado que con el cierre de la hostelería «es solo parte de una cadena que se está derrumbando cuyas consecuencias están todavía por llegar».

También ha denunciado que se está utilizando al sector como chivo expiatorio y ha puesto en valor que la situación haya unido a un sector tradicionalmente desunido y que jamás había salido a las calles para protestar. «Los ciudadanos y los bares no somos el problema, en todo caso seremos parte de la solución», ha señalado antes de finalizar reivindicando la defensa de la sanidad pública y denunciar los sucesivos recortes que han afectado a nuestro sistema de salud y cuya situación, ha dicho, forma parte ahora del problema.