Jesuitas Mi ropa es la tuya
Ana Mª Falces, Jana Palacios, Marta Ochoa y MIguel Escribano

Un grupo de alumnos del Colegio San Francisco Javier de Tudela ha puesto en marcha la ONG «Mi ropa es la tuya», un proyecto que se ha planteado como objetivo conseguir la ropa que dejamos de utilizar para destinarla al ropero del Centro Lasa que la hará llegar a personas con pocos recursos.

La ONG es uno de los proyectos que ha surgido entre los alumnos de 1º de bachillerato de la asignatura de religión, desde la que se promueve la creación de iniciativas con fines sociales y cuya actividad revierta a la sociedad tudelana. En ella se han involucrado Miguel Escribano Ortega, Ana Mª Falces Carín, Jana Palacios Escudero, Marta Ochoa Gutierrez, Pilar Latorre Gil y María Mayoral Pallarés.

«Todos tenemos ropa que ya no utilizamos guardada en los armarios y somos conscientes de que hay personas que tienen necesidad y que con un pequeño gesto como éste podemos hacer algo por ellos», explican los integrantes del grupo. «En nuestro día a día podemos pensar que la pobreza no existe pero hay una necesidad real, que muchas veces no vemos, una realidad de gente viviendo en chabolas o de personas que tienen la necesidad de acudir a un comedor social».

Para llevar a cabo con éxito su objetivo, que mantendrán hasta que finalice el curso, han contactado con tiendas de ropa de la ciudad y han puesto en marcha la página de Facebook «Mi ropa es la tuya» en la que informan a los tudelanos y tudelanas de su actividad y cómo pueden contribuir a la misma. «Las tiendas nos han acogido estupendamente y sin apenas conocer el proyecto nos han mostrado su disposición ha colaborar», han destacado desde la joven ONG.

Compañeros del colegio y profesores han sido los primeros en contribuir a la iniciativa. Ahora, indican, se trata de extenderla al resto de la sociedad con otras actividades. «La ropa la recogemos en Jesuitas, en 1º de bachillerato y pueden venir al colegio a entregarla en el horario lectivo. Recogemos todo tipo de ropa, incluído calzado, y nuestra intención es que si hay ropa que no se pueda reutilizar reciclarla para manualidades y otras actividades con el objetivo de que se aproveche todo lo que recibamos», señalan.