Ermita de Santa Lucía

SUSANA ARTOLA / TUDEGUIA.

Según dijo Warren Buffet (uno de los inversores más grandes del mundo) “El precio es lo que se paga. El valor es lo que se obtiene a cambio.” Difícil no acordarse de esta teoría cuando el pasado mes de enero, pude leer el siguiente titular: El turismo se afianza como gran motor económico y alcanza un récord del 12,8% del PIB(1), (según Exceltur(2)).
El turismo es un sector fundamental para la economía española, y su impacto se extiende a todos los rincones del país. En el sur de Navarra, la actividad turística se ha convertido en un motor de desarrollo local. Estamos hablando, por tanto, de un sector en auge que dinamiza la economía local al estimular el consumo y la inversión.
Por tal razón, he comprobado que son muchas las localidades riberas que han apostado por el turismo como una opción generadora de riqueza, y están en proceso de analizar todo su patrimonio cultural para buscar ese “recurso” que genere interés y así poder promocionar sus atractivos(3) y traer turistas. Desde aquí, con todo mi orgullo ribero doy la enhorabuena a todas las localidades de la ribera navarra que están poniendo todo su esfuerzo en esa búsqueda de recursos, puesto que no hay nada que me gustaría más que poder situar la ribera en el mapa del turismo de Navarra.
Pero, me gustaría advertir que a menudo olvidamos que el turismo es cambiante. En la actualidad el visitante va más allá de simplemente conocer un lugar. Ahora, se trata de vivir una experiencia memorable que satisfaga sus expectativas y supere sus necesidades.
Por todo lo anterior, es imprescindible entender que si pretendemos tener el turismo como un punto de desarrollo económico, debemos tener la capacidad de acoger al visitante. Y, es justo en este punto donde me gustaría hablar de lo que significa (bajo mi opinión) apostar por un turismo de calidad.
Apostar por un turismo de calidad significa entender que todo lo que la localidad ofrece al posible visitante influirá en su decisión de visitar o no dicho destino. Y, que son muchos los factores que influyen y todos ellos con gran relevancia. No obstante, me gustaría poner el foco en los dos que más peso tienen. Como habréis podido adivinar, estoy pensando en el alojamiento y la restauración puesto que dichos servicios juegan un papel fundamental al ser parte integral del conjunto. Nos enfrentamos, pues, a un binomio de gastronomía y alojamiento que complete la experiencia del visitante.
Un alojamiento de calidad no solo se limita a ofrecer una cama cómoda y un baño limpio. Se trata de brindar un espacio acogedor, con un ambiente agradable y un servicio personalizado que atienda las necesidades del huésped. La atención al detalle, la limpieza impecable, la amabilidad del personal y la disposición de información útil sobre el destino son aspectos que marcan la diferencia. Asimismo, la disponibilidad de alojamientos de diferentes tipos y categorías, que se ajusten a las necesidades y presupuestos de los visitantes, es fundamental para garantizar una experiencia satisfactoria.

La gastronomía es un pilar fundamental

La gastronomía también es un pilar fundamental del turismo de calidad. Una oferta culinaria rica, variada, que ponga en valor los productos locales, puede ser un factor decisivo para la elección de un destino. Y si además representa la identidad cultural del destino, será un factor determinante para la satisfacción del turista. Restaurantes con un ambiente agradable, un servicio eficiente y platos elaborados con productos frescos y locales elaborados con mimo y creatividad, no solo satisfacen el paladar del turista, sino que también le permiten descubrir la cultura y las tradiciones del lugar.
Queda claro, por tanto que el turismo de calidad es un conjunto de elementos que se interconectan para crear un viaje único e inolvidable. Alojamientos y restaurantes forman parte de este engranaje, brindando un servicio de excelencia y una atención personalizada.
A punto de finalizar este artículo, me queda por nombrar el último elemento de la ecuación. Se trata del necesario apoyo de las instituciones gubernamentales y los ayuntamientos locales en la promoción de esta iniciativa privada. En ambos casos, se debe brindar apoyo al sector privado a través de incentivos fiscales, créditos, programas de desarrollo empresarial y asistencia técnica; mediante la formación y capacitación del personal que trabaja en el sector turístico, entre otras. El éxito del desarrollo turístico depende en gran medida de la colaboración entre las instituciones públicas y el sector privado.
¿Seremos capaces de alcanzar dichas metas? Es difícil aventurar el resultado de un proyecto que se intuye a medio y largo plazo. Pero, me alegra saber que Fustiñana va dando pequeños pasos y va buscando un hueco en este sector (tan complejo e inesperado).
A modo de conclusión, solo quiero hacer una última consideración y es que en la búsqueda de un turismo responsable y sostenible, somos todos parte fundamental. El respeto hacia las localidades y hacia sus habitantes debe ser primordial y serán las instituciones en primera instancia quien promueva el fomento y la protección de la ribera de Navarra. Será así y no de otra manera que podamos avanzar hacia un TURISMO DE CALIDAD.

(1) El Producto Interior Bruto (PIB) mide el valor de todos los bienes y servicios producidos en un período -normalmente un año- en una economía. El PIB es un indicador que se utiliza para conocer la riqueza que genera un país.
(2) EXCELTUR, Alianza para la Excelencia Turística, es una asociación sin ánimo de lucro formada por los presidentes de 22 de las más relevantes compañías turísticas españolas.
(3) https://www.lavozdelaribera.es/fustinana-no-se-puede…/

AYUNTAMIENTO
Comprometido con el impulso turístico

• Seguiremos con la línea de ayudas económicas para los vecinos que deseen emprender con un ALOJAMIENTO TURÍSTICO
• informamos a los emprendedores sobre las líneas de ayudas externas a las que se pueden acoger a través de nuestro servicio con Cámara Navarra
• Queremos formar a nuestra Hostelería y restauración para que tengan recursos que ofrecer al visitante
• Nos gustaría ofrecer apoyo formativo para que a la gestión de las viviendas turísticas se le saque el máximo partido posible.
• En cuanto a alojamiento se refiere hemos puesto la primera piedra con la construcción de un parking de autocaravanas, para continuar con un albergue juvenil y que posteriormente sea la iniciativa privada la que termine de impulsar el turismo en la zona.

FUSTIÑANA- TURISMO 2024