Los doctores Luis Mendo y Jesús Ayensa

Los médicos Jesús Ayensa Calvo y Luis Mendo Giner son los responsables de atención primaria del centro de salud de Cascante y, al igual que el resto de profesionales de atención primaria del área de salud de Tudela, en estos meses están siendo la primera línea de combate sanitario contra la pandemia, viviendo una situación muchas veces incomprendida por la población. «La Atención primaria esta siendo clave en la lucha contra el COVID, ha sido poco reconocida o valorada, y recibimos pocos aplausos, pero hemos estado ahí frenando muchos, pero muchos pacientes que quizás hubieran acabado en esas salas de urgencias saturadas o en las UCIS repletas de pacientes muy graves. Esta situación nos deja una lección principal, un sistema de salud con una atención primaria débil y una salud publica anecdótica no puede parar una pandemia, los hospitales se ven desbordados y se colapsan. Las poco valoradas e infradotadas Atención Primaria y Salud Publica son vitales para parar una pandemia», explican ambos facultativos.

Ayensa asegura que 2020 ha sido un año difícil y extraño. «Han sido emociones muy dispares pero también motivador, ya que me ha hecho amar todavía más mi profesión de médico». Por su parte, Mendo, director médico del centro de salud de Cascante, no duda en calificarlo como un año muy duro a nivel profesional. «La pandemia ha afectado a nuestras relaciones con la familia, amigos, aficiones, a nuestra manera de vivir. Nunca como médico había vivido una pandemia de estas características, con personas afectadas gravemente en poco tiempo, con mucha incertidumbre, miedo y falta de control sobre la situación», reconoce.

Para describir lo vivido no duda en recurrir a calificativos como tsunami y shock. «Hemos sentido miedo, ansiedad, soledad, resulta difícil explicarlo. Ha sido un coktail de emociones brutal, había que estar ahí, en primera línea, dando la cara», relata.

Destaca el trabajo que se ha llevado a cabo en el centro de salud de Cascante. «Nos organizamos entre todos y formamos un equipo fuerte y unido. Me siento muy orgulloso de haber trabajado con todos y cada uno de mis compañeros, médicos enfermeras, médicos residentes, la trabajadora social y los administrativos, todos han sido fundamentales en toda esta situación».

Asegura que se han sentido apoyados y comprendidos por los vecinos de la localidad. «Solo podemos decirles gracias. Por su apoyo, comprensión, colaboración…está siendo una situación muy difícil para todos, especialmente para los pacientes, que han tenido poca información y la que han recibido ha sido poco veraz. Sabemos que ellos también han sentido también miedo, ansiedad, indefensión y mucha incertidumbre, que es lo peor», comenta Ayensa.

Por su parte Mendo asegura que, el pueblo de Cascante se ha portado ejemplarmente. «Gracias a su ayuda tuvimos materiales al inicio de la pandemia: mascarillas, buzos, pantallas. Desde el ayuntamiento también hemos recibido mucha ayuda y entre todos pasamos la primera ola como pudimos».

Considera lógicos los momentos de impaciencia «y a veces agresividad» de unos pacientes que se han encontrado con dificultades para acceder al centro de salud o resolver sus problemas de manera telefónica. «Es comprensible… cuesta adaptarse a una situación nueva, tanto para los pacientes como para los profesionales. Todo con tiempo se reorganiza y en eso estamos ahora, con mas fuerza y motivación».

Si del algo ha servido la experiencia, confiesa, «es para descubrir la capacidad de sorpresa que nos da la vida. Cuando parece que está todo controlado viene una pandemia, tienes que estudiar cada día, te adaptas a una nueva forma y muy incomoda de trabajar, toca empatizar todavía mas con los paciente, saber cómo responder a los problemas de los confinamientos, situaciones familiares muy variadas y distintas. Te toca estar ahí y, a poder ser, siempre con una sonrisa bajo la mascarilla».

Personalmente, reconoce, «salgo reforzado de esta situación, amando mas mi profesión, y reafirmándome que la Atención primaria es un pilar fuerte y clave en nuestro sistema público de salud. Ya solo falta que nuestros políticos de turno lo entiendan y apuesten por ella de forma clara, firme y cierta. No solo con palabras, sino con hechos. Una apuesta con inversión en material, en personal…y en Cascante con el nuevo dentro de salud prometido y que no vemos en los presupuestos actuales. Así se demostrará una apuesta real por la Atención Primaria de Cascante», reivindica.

Los médicos aseguran que no hay que buscar culpabilidades ni responsabilidades en la sociedad. «Con todo lo que ha tensionado el virus nuestro modo de vida, la sociedad en general ha respondido bien al confinamiento y a todas las medidas para el control de la pandemia, debemos mejorar el cuidado de la naturaleza y nuestro propio autocuidado», elogia Mendo. «Mi pregunta es ¿Cómo podemos fallar ante algo que no conocemos? Acaso hemos fallado los médicos, usando al principio medios o tratamientos que no sabíamos si iban a ser útiles. Pero la realidad es que nos estamos enfrentando juntos ante un enemigo invisible, y yo diría imprevisible. Todos nos estamos adaptando y hacemos lo mejor que podemos. Es cierto que debemos aprender de lo ocurrido ser responsables de ello, y por tanto, seguir las indicaciones que se marcan es fundamental y es un trabajo de todos, ahora que sabemos más de esta pandemia es el momento de pararla y con la responsabilidad de todos, médicos, pacientes, sociedad, podremos conseguirlo», añade Ayensa.

La otra pandemia

Ayensa reconoce que la dimensión de la pandemia del COVID oculta lo que el ha venido a denominar la pandemia NO COVID. «Son el resto de enfermedades y dolencias de nuestros pacientes, que siguen existiendo, enfermedades cardiovascualres, la diabetes, infartos, ictus… y un lago etc».

Los profesionales, remarca, «no hemos dejado de hacer ese trabajo de prevención y tratamiento. Seguimos atendiendo las enfermedades crónicas, los pacientes con sintrom, consultas de enfermería de curas, hipertension, pie diabético, trabajo social y muchísimas cosas que, creanme, no caben en una edición entera de La Voz de la Ribera. Estamos ahí, y siempre lo hemos estado como pilar fundamental y puerta de entrada al sistema publico de salud.

De cara a esta Navidad, ambos doctores coinciden en trasladar un mensaje de cautela, precaución y, de nuevo, responsabilidad. «Es muy, muy importante mantener las medidas en espacios cerrados, lavados de manos, mascarillas, geles, distancia de seguridad, medidas de ventilación, sobre todo si en la reunión hay personas de riesgo y no acudir si se tienen síntomas sospechosos de Covid-19 o se ha sido contacto estrecho», recomienda Mendo. «Mi mensaje es de cautela, precaución y de nuevo responsabilidad. Hay muchas navidades por delante que disfrutar, estas van a ser diferentes y es cuestión de aceptarlo», concluye Ayensa.

22