Los socios de la Teba en una foto en la plaza vieja de Tudela

La peña La Teba celebra medio siglo de vida, 50 años de auténtica pasión por las fiestas y por Tudela. Fue en julio de 1969 cuando la iniciativa de un grupo de jóvenes tudelanos terminó de cuajar en forma de peña. «Desde algún año antes ya se habían visto los chalecos negros por las calles y los estatutos llegaron después, pero es la fecha de 1969 la que todos tenemos como referencia de fundación de la Teba», explica Sergio Iturre, actual presidente de una entidad que se fundó cuando aún no había nacido y que con él al frente se simboliza el relevo generacional vivido en la Teba como una de las claves de su éxito y pervivencia.

La Teba se visitó de blanco y rojo, algo todavía no muy extendido en las fiestas de Tudela, compuso su himno, se enfundó su chaleco negro en homenaje a los hortelanos riberos y salió a la calle tirando de bota y charanga. «El objetivo de la creación de la peña fue dar un impulso y revitalizar las fiestas. Desde entonces para nosotros estos 7 días de fiesta son nuestra semana grande del año», recuerda el presidente de la Teba. Y así ha seguido hasta la actualidad, sumándose a la vida social y festiva de la capital ribera a lo largo de todo el año.

Socios fundadores

Pablo Sada
Calixto Martínez
Fernando Ayensa
Carmelo Lafuente
Miguel Arregui
Fernando Inaga
Luis González
Quique Lucea
Jesús Mª López Milagro
Nacho Zabalza
Jesús Carbonel
Ángel Ciria
Fernando Sancho
Jesús Inaga
Isidro Arriazu
José Arteaga
Jesús Arriazu

 

 

Las fiestas de este año van a tener un significado especial para la peña, asegura Iturre. Ya están preparando su programa especial de fiestas en el que se recogerá la historia de la entidad a través de multitud de recortes de prensa en los que se explica el ser y sentir tebano. Se ha invitado a todas las peñas de la ciudad con sus charangas a sumarse a la ofrenda floral, tal y como ocurría en su origen y recuperarán sus famoso Café-concierto, que llevan 15 años sin celebrarse, de la mano de Luis González «El Jabonero». «Lógicamente tenía que ser él el que encabezara de nuevo este acto en el que va a contar con las personas que históricamente salían en el café-concierto y otras más jóvenes que nos hemos incorporado». El espectáculo, que podrá verse los días 27 y 28 de julio, lleva fraguándose durante más de un mes de ensayos y se promete inolvidable, asegura Iturre.

Otra novedad será la presentación del nuevo himno de la Teba, una letra compuesta en su origen por Luis González «El Jabonero» y que el mismo ha adaptado a una letra más corta y de tono charanguero, adelanta Iturre «y que espero que por lo menos los tebanos no paramos de cantarlo».

Tampoco faltarán otros actos como la cena de hermandad del día 24 de julio, el vermú jotero y otros que se han incorporado recientemente como la comida de disfraces o el Concurso Internacional de beber en bota. «Todos los que formamos la Teba hemos vivido las fiestas desde muy pequeñitos, y sabemos de la responsabilidad y la alegría de lo que significa este chaleco y que conlleva la responsabilidad de hacer cosas, no solo para la peña sino para todo la ciudad. Para nosotros la semana de fiestas es algo muy importante, sobre todo por lo que significa de estar juntos y hacer que la gente disfrute», concluye el presidente de la Teba.