Inicio Colaboradores Carlos Muñoz Toy Story 4, por Carlos Muñoz

Toy Story 4, por Carlos Muñoz

Vida más allá de los niños

En 1995 John Lasseter con Toy Story levantó el imperio Pixar, que en el 2006 Disney se apresuró a comprar para producir films como: Bichos, Cars, Los Increíbles, Buscando a Nemo o Coco que han hecho las delicias de niños y padres. Después de ser acusado Lasseter por presuntos abusos, dejó la dirección en Josh Cooley, guionista de la excelente In& Out (Del revés) .Todo parecía indica que con Toy Story 3 se cerraba una brillante trilogía, pero Cooley ha explorado nuevas vías, garantizando eso si, las aventuras y el entretenimiento.

El traspaso de juguetes de Andy a su hermana Bonnie, supone que el vaquero Woody empiece a ser sustituido por otros juguetes. Lejos de protestar, decide ayudar a la niña acompañándola al primer día de escuela. Allí Bonnie se siente sola, hasta que construye a Forky, un tenedor, que se convertirá en su juguete preferido. Woody intentará adiestrar a Forky para que Bonnie se divierta. Sin embargo, durante un viaje de familia, Forky decide escaparse, ya que todavía no ha asumido su nuevo rol.

Woody, preocupado por las consecuencias que pueda experimentar su dueña, salta de la caravana en busca de Forky. En su camino, Forky y Woody llegarán hasta una Feria, y acabarán en una tienda de antigüedades. Allí Woody no sólo encontrará a su vieja amiga Bo Peep, sino también a una muñeca Gaby Gaby, protegida por un grupo de marionetas que les secuestran con oscuros propósitos. Buzz y el resto de amigos, junto al motorista Duke, intentarán rescatar al Sheriff, convirtiendo la tienda en un trampolín de aventuras, emociones…

El nuevo film sigue cautivando no solo a nivel técnico, sino por las nuevas emociones que logra despertar al observar el mundo desde los ojos de estos juguetes. Woody empieza a experimentar el olvido, pero al mismo tiempo descubre lo que puede ser una nueva vida en libertad, junto al empoderamiento del personaje femenino de Bo Beep. Y sobre todo aporta aire fresco el personaje de Forky, con sus crisis existenciales, su figura mironiana, sus deseos de volver a la basura. Toy Story 4 mezcla el humor con nuevas sensaciones: angustia, vértigo, miedo por las apariciones de Gaby, y su corte de marionetas que evocan al muñeco diabólico. Cooley ha arriesgado con esta 4ª entrega, apostando por el entretenimiento sin olvidar la reflexión ante la soledad, y las ganas con las que cada uno afronta la libertad.

Seguramente los más pequeños se divertirán con las nuevas aventuras, y los adultos observarán, que al igual que la dependencia de los niños hacia los juguetes tiene caducidad, aquellos a los que acompañan al cine hoy, un día volarán en busca de la libertad y autonomía.