Inicio Opinión Sobre la privatización de la RENFE y los trenes mexicanos, por Francisco...

Sobre la privatización de la RENFE y los trenes mexicanos, por Francisco Javier González Echeverría


Se ha anunciado que Renfe tendrá ya un competidor en la línea del AVE de Madrid a Barcelona de la compañía Air Nostrum en octubre, avalado por la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia para encontrar el camino del libre mercado a los servicios ferroviarios de alta velocidad antes de diciembre de 2020, que es cuando acaba el plazo que la UE dio a todos sus Estados miembros. Concretamente, en nuestro país, se ha concedido permiso para una línea internacional Madrid-Montpellier (Francia).

Esto me ha traído a la memoria los comentarios de estudiantes mexicanos de Monterrey que suelen rotar por el hospital “Reina Sofía”- gestionados por la UNED de Tudela-, y su sorpresa por lo bien comunicada por tren que estaba la Ribera, y Tudela en particular con ciudades importantes españolas como son las de Valladolid, Madrid, Zaragoza o Barcelona. Me comentaban que en su país, México, casi ya no hay trenes de pasajeros, si exceptuamos los denominados “trenes turísticos mexicanos”, que solo están en zonas muy visitadas. Así, para desplazarse desde sus estados natales a Nueva León, el estado de Monterrey donde estudiaban Medicina, lo habitual era hacerlo en “carro” (automóvil), pues no tenían la red ferroviaria que sí observaba tanto en España como en Europa. Sí que existían en México abundantes trenes de mercancías, generalmente con muchos vagones, como los de EE.UU., que pueden atravesar todo el país.

Pero lo que me llamó la atención fue que me comentaron que la red de ferrocarriles de los estados mexicanos, unos años antes, cuando los padres de estos estudiantes eran jóvenes, tenían allí una red ferroviaria semejante a la española para los viajeros, pero que comenzó la privatización de los ferrocarriles estatales y, progresivamente, fueron desapareciendo líneas de tren de pasajeros en México. Esperemos que no nos suceda algo similar.