Elena Sancho Murillo vivirá el próximo martes el inicio de sus primeras fiestas de San Bartolomé como concejala de Festejos. Llegó al ayuntamiento tras la salida del que fuera alcalde de la localidad, José María Rodríguez a la dirección general de Administración Local del Gobierno de Navarra. Luego la pandemia se cruzó en sus proyectos y ha tenido que esperar hasta este año para poder hacer realidad su primer programa de fiestas, con un centenar de actividades con las que celebrar las que dicen son las mejores fiestas del mundo.

¿Qué supone poder celebrar con normalidad estas fiestas en honor a San Bartolomé?

La verdad es que durante estos años ha habido tiempo para pensar de todo, incluso con momentos en los que veías que era imposible retomar la normalidad. Pero siempre queda la ilusión y la esperanza, más en mi caso, que son mis primeras fiestas como concejala, sin pandemia y sin restricciones. Nunca perdí la esperanza, las ganas y la ilusión.

¿Qué destacaría de la programación de las fiestas de San Bartolomé?

Hemos recuperado las fiestas tal y como nos gusta disfrutarlas en Ribaforada. Con muchos actos en la calle para que la fiesta se viva desde que entres al pueblo, con comidas y cenas populares que han sido acogidas de manera extraordinaria y con un programa que incluye más de 100 actos para todos los públicos. Espero que con ello podamos disfrutar de las fiestas todos juntos.

La respuesta que están dando los vecinos a las diferentes propuestas que se han realizado desde el ayuntamiento, ¿demuestra las enormes ganas que hay de vivir las fiestas?

La verdad es que sí. Tenemos muchas ganas y más este año. Ribaforada siempre ha sido un pueblo que colabora. Desde el primer minuto las peñas, las agrupaciones, asociaciones y muchos particulares se han involucrado. Los propios bares se han implicado para que haya más música en la calle. Todos han querido ser partícipes de las fiestas, cosa que agradecemos muchísimo porque demuestra que la gente quiere fiestas y está dispuesta a trabajar por unas buenas fiestas.

¿Qué novedades tiene la programación de este año?

La programación festiva de San Bartolomé, por tradiciones y por la propia disponibilidad de tiempos, está bastante asentada. Son actividades que funcionan muy bien pero siempre tratas de innovar, por ejemplo, con el tipo de actividades infantiles que programamos para que sean más sorprendentes para los pequeños.

Una novedad será la cena popular. Por distintas cuestiones la peña que se encarga de su organización no ha podido hacerlo y va a ser el ayuntamiento quien la organice en el Ribaforada Arenas con dos monologuistas, la entrega del premio My Friend y Dj. Está siendo un éxito con más de 450 personas apuntadas en apenas dos días y los jóvenes de la localidad han propuesto ir disfrazados y convertirla en una cena de disfraces.

También son destacables las orquestas que vamos a traer, así como las ganaderías de los festejos taurinos y, como hemos destacado, la aportación de los bares con más música en la calle.

Por último, el Pobre de Mí lo vamos a alargar y volvemos al horario tradicional a las 12 de la noche. Ha sido una propuesta iniciativa de las peñas que quieren que este acto vuelva a ser potente.

La música siempre es un pilar en nuestras fiestas, ¿qué conciertos se van a poder disfrutar en Ribaforada?

Siempre intentamos traer las mejores orquestas para que los vecinos puedan disfrutar de buena música en el barranco y al aire libre, pero este año destacamos sobre todo la orquesta del sábado, Starways, un grupo que hace canciones de toda la vida en versiones de rock y que va a ser nuestra apuesta para estar fiestas.

¿Y los festejos taurinos?

Comenzaremos el día 24 con el desencajonamiento de reses en el Barranco y la suelta de toros en la que colabora la peña taurina. Habrá festejos todas las tardes y las mañanas del sábado y del domingo. Además, como novedad, a petición de la gente joven, se podrá una hora de novillicas en la plaza las mañanas del sábado y del domingo desde las 8 de la mañana, bien para los más madrugadores y los más trasnochadores.

¿Cómo valora la colaboración que aportan cuadrillas y peñas?

Sorprendente hasta cierto punto, porque en Ribaforada la juventud está colaborando cada vez más. No se si tiene que ver con la pandemia, pero no poder estar en sus peñas les ha hecho salir más a la calle y unirse más entre cuadrillas. Para mí está siendo muy gratificante ver cómo la gente se ofrece para colaborar, se proponen distintas ideas o preparan carteles para difundir actos que organizan ellos o que hemos organizado desde el propio ayuntamiento. Son iniciativas que hacen que estemos muy orgullosos de nuestros jóvenes y muy agradecidos por su colaboración.

Los más pequeños de la localidad también son grandes protagonistas de las fiestas, ¿qué actividades van a poder disfrutar?

Van a tener actividades todos los días, tanto por la mañana como por la tarde, desde gigantes a talleres, yincanas, música, teatro, magia, juegos tradicionales, hinchables. Creo que hay una selección muy variada de actividades para que los más pequeños puedan tener su ratico en las fiestas.

¿Qué presupuesto van a destinar a las fiestas?

Teníamos presupuestados 160.000 euros, hemos ampliado 20.000 euros más hasta los 180.000 euros y pensamos que se cerrará en unos 230.000 euros. La partida de festejos es muy complicada de concretar y viendo las ganas de la gente tenemos que apostar por ello. Ha habido que hacer frente a muchas subidas de costes y eso se nota también en las fiestas.

¿Qué deseo trasladaría a sus vecinos para estas fiestas?

Que salga todo bien, que nos respete la climatología y que todo el pueblo y todo aquel que quiera venir a Ribaforada a acompañarnos disfrute, pase buenos momentos, que se respete y que acaben cansados de bailar, cantar y pasarlo bien.

¿Y a los vecinos de las localidades de la Ribera y otras comarcas?

Que se animen y vengan a Ribaforada a disfrutar de una programación que hemos preparado con tanto cariño. Y que sobre todo lo hagan de forma segura, tenemos tren y también la suerte del Voy y Vengo. Al final hemos decidido hacer el esfuerzo de poner el autobús a Tudela porque todos somos Ribera y todos tenemos derecho a disfrutar de las fiestas de una localidad vecina del mismo modo en el que lo hacemos en el día a día con nuestros trabajos, institutos, colegios, actividades sociales, extraescolares. La vida se hace entre todos los pueblos de la zona y también Tudela, por supuesto, si queremos hacer Ribera de verdad. Nos parecía mal que los tudelanos no tuvieran esa opción de venir y disfrutar de nuestras fiestas de una manera segura, que es lo importante, porque queremos que vengan, pero también que puedan regresar a sus casas de una forma segura.