Carmelo Arriazu, alcalde de Ablitas

Carmelo Arriazu vivirá sus primeras fiestas al frente de la alcaldía de Ablitas, localidad que celebra sus fiestas en honor a la Virgen del Rosario del sábado 7 al sábado 14 de septiembre. El nuevo regidor reconoce que es un honor. «Nunca me habría imaginado llegar a celebrar unas fiestas como alcalde. Estoy ilusionado, no solamente por mí, sino por toda la gente que tiene ganas de pasar unas buenas fiestas», asegura.

¿Han tenido tiempo de acometer cambios y novedades en la programación?
Una parte importante de la programación ya estaba hecha por la corporación anterior, como es lógico. Las vaquillas y las orquestas, que se llevan gran parte del gasto, ya estaban contratadas. Al nuevo equipo de gobierno le ha tocado completar el programa con los actos tradicionales o típicos de las fiestas.
De momento, nuestra mayor innovación ha sido dar preponderancia al Día de la Mujer. Un empeño en el cual se ha visto involucrado el concejal de Festejos, Carlos Bonel, del cual estamos muy satisfechos.

Si cambiamos o mantenemos las fechas de las fiestas será con el consentimiento del pueblo.

¿Tiene intención el nuevo ayuntamiento de dar un giro a las fiestas de cara a los próximos años?
Las fiestas son tradiciones y cambiar las tradiciones en cualquier pueblo resulta, no digo complicado, pero tienes que acertar mucho en los cambios para que sean del agrado de la mayoría.

¿Qué destacaría de la programación?
Desde mi punto de vista la mayor tradición que tenemos en Ablitas es el Día de la patrona pero están las vaquillas, el día de los disfraces, el día del abuelo, el día de la mujer, el día del niño, el campeonato mundial de lanzamiento de melón etc. Todas son interesantes y llevan muchos años en funcionamiento y eso quiere decir que hay una participación importante en todas ellas.

¿Se va a volver a abrir el debate sobre las fechas de las fiestas?
A nosotros nos interesaría que el pueblo esté contento con las fechas de las fiestas y para ello hay que atender intereses de la tradición y, sobretodo, de la juventud, que trabajan durante la semana y quiere que las fiestas tengan fines de semana.
Desde luego es un tema a tratar para años próximos. Lo que sí puedo decir es que si tomamos la decisión de mantener o de cambiar las fiestas será con el consentimiento del pueblo.

De momento, nuestra mayor innovación en estas fiestas ha sido dar preponderancia al Día de la Mujer

¿Contemplan realizar una consulta a lo largo del próximo año?
Es posible que se pueda plantear con vistas a las fiestas del próximo año.

¿Qué proyectos van a ocupar y preocupar al ayuntamiento en los próximos años?
El programa que presentamos al pueblo en las elecciones refleja la mayor parte de nuestras inquietudes. Entre ellas dijimos que queremos modificar de una forma provisional los accesos y aparcamientos en el Casco Viejo. Es un tema difícil y no todas las medidas van a gustar a todos, pero sí que vamos a tratar de que esas medidas sean lo más eficaces posibles para satisfacer al espectro mayor posible de la población, tanto de los negocios, de los mayores, los pequeños.Otro tema que ya está en marcha es la reconstrucción del Castillo y las excavaciones del Villar, con el compromiso de mantener la calzada romana y reformar los accesos al mismo.

Un objetivo que tenemos que ya no es solamente nuestro, también es el de corporaciones anteriores es el tema del CENTRO DE DÍA. Las cosas van por buen camino pero todo tiene que seguir su curso. Es cierto que todos querríamos que fuese lo más rápidamente posible pero después de haber oído al alcalde de la corporación anterior es difícil comprometerse en dar una fecha, era difícil para él y lo es para mí en estos momentos, aunque lo veo cada vez más cerca.

Tenemos otros proyectos que todavía deben de ir madurando. Apenas llevamos dos meses y en este tiempo el alcalde ha tenido que atender más de 150 peticiones de vecinos para las cuales, indudablemente, su problema es el más importante. Vamos a intentar dar la mejor respuesta posible a la gente, pero hay que entender que la administración y la burocracia tiene sus tiempos. Pido paciencia y tranquilidad, las cosas se irán haciendo poco a poco y esto no significa que queramos rehuir nada de lo que nosotros hemos dicho que vamos a intentar hacer. Por eso pido paciencia y sobre todo sobre, no me cansaré de repetirlo, la colaboración de la ciudadanía.