Inicio Opinión Las enfermeras del 2020 y de siempre, por Amaya Jiménez y Félix...

Las enfermeras del 2020 y de siempre, por Amaya Jiménez y Félix Zapatero

El año 2020, pese a ser nombrado en infinitas ocasiones, como un buen año, un año redondo, está demostrando ser todo lo contrario, pues todos estamos sufrido lo que está suponiendo la pandemia de la Covid-19 y la cantidad de víctimas que se ha llevado por delante, dejando familias desangeladas por la pérdida de un ser querido, el no poder despedirse de ellos como se merecen y las diferentes etapas de confinamiento por las que estamos pasando.

El colectivo de enfermeras , en nuestra experiencia por lo vivido, se ha convertido en un apoyo fundamental para poder pasar mejor el trago que nos ha tocado vivir

Además, en nuestro caso y en el de nuestros familiares y amigos, se ha sumado el descubrirme una grave enfermedad, iniciando así un duro camino de la noche a la mañana, tras una sintomatología extraña y latente que nos afectaba en nuestra vida cotidiana, siendo necesarias infinidad de pruebas, controles y analíticas para encaminarnos en un diagnóstico que nunca deseas y que te hace vivir momentos muy duros y de mucha incertidumbre. Momentos que no controlas y donde ponemos en valor, no sólo la asistencia de los medidos y sus tratamientos, sino el humanismo del colectivo de enfermeras y enfermeros, que en muchas ocasiones pueden pasar desapercibidos, más aún en estas circunstancias, donde van tapadas con esas máscaras que se convierten en parte de su anatomía y que tapa y protege su rostro en turnos de hasta doce horas seguidas.

Pues bien, este colectivo y en nuestra experiencia por lo vivido, se ha convertido en un apoyo fundamental para poder pasar mejor el trago que nos ha tocado vivir, pasando a ser el medicamento que todo paciente y acompañante necesita, que no es otro, que el de una pastilla de humanidad, cariño, comprensión, apoyo y por supuesto profesionalidad. Así que sirva este pequeño, pero sincero homenaje, para dar las gracias a todo el equipo de enfermeras/os de la cuarta planta del Hospital Reina Sofía de Tudela, por todo el apoyo recibido durante todos estos días.

Espero no dejarme a nadie, así que gracias Ana, Jesús, Merche, Estefanía, María José, Sofía, María Jesús, Antonia, Marta, Rosa, Alicia, Maria, Eva y Carmen.

Amaya Jiménez & Félix Zapatero