Los jugadores tienen ganas de volver a jugar