Inicio Colaboradores Carlos Muñoz Hermanos de armas, por Carlos Muñoz

Hermanos de armas, por Carlos Muñoz

La aventura vietnamita de Spike Lee

hermanos de armas, de Spike Lee

Spike Lee ha estrenado su película en medio de las protestas contra el racismo, a raíz del asesinato de George Floyd a manos de un policía blanco, en vez de hacerlo en el Festival de Cannes como estaba previsto. Lee, oportunista y comprometido con la defensa de los suyos a través de sus películas: Malcom X, Haz lo que debas, o su Infiltrado en el KKKlan, revisa ahora la Guerra de Vietnam. La historia narra como cinco excombatientes se adentran de nuevo en la selva, para recuperar el cadáver de un compañero y un tesoro. El film lo protagonizan: Delroy Lindo, Clarke Peters, Isiah Whitlock Jr, Norm Lewis, Chadwick Boseman. El film está disponible en Netflix.

Un grupo de 4 excombatientes afroamericanos que lucharon en Vietnam han decidido volver a la selva y recuperar el cadáver del líder del batallón (Chadwick Boseman) que quedó allí. El grupo lo forman: Paul (Delroy Lindo), Otis (Clake Peters), Eddie (Norm Lewis), Melvin (Isiah Whitlock, Jr.), y el hijo de Paul, David (Jonathan Mayor).

Los antiguos compañeros desean recuperar el cuerpo del antiguo líder, y desenterrar un supuesto tesoro escondido en forma de lingotes de oro que quedó junto a la tumba. En el viaje por la jungla surgirán los peligros propios del medio, y aflorarán la huella que dejó el conflicto en sus vidas, mostrando el absurdo de una contienda.

El director de Fiebre Salvaje desea desmitificar el cine bélico sobre el conflicto de Vietnam. Su perspectiva muestra lo que Apocalypse Now y otros films ocultaron: la presencia en primera línea de los afroamericanos, olvidados y abandonados a su suerte al acabar el conflicto. Por otro lado, presenta a estos hombres atrapados por las secuelas del conflicto, y a su vez ansiosos por encontrar el oro. Junto a estos elementos, cabe destacar la originalidad del director al mezclar el presente de sus personajes con imágenes pasadas del conflicto, los cambios de formato de pantalla, la rotura de la cuarta pared. Sin embargo, el film desea abarcar demasiados aspectos, hay giros de guión inverosímiles, parodias absurdas, y un excesivo metraje que acaba por lastrar un film que prometía en el inicio más de lo que realmente acaba dando.

Las actuaciones más convincentes son las de: Delroy Lindo y Clake Peters que son los que más se creen sus personajes. El resto, incluido Jean Reno o Mélanie Thierry, muestran la irregularidad de un guion demasiado pretencioso.

En definitiva, un film demasiado ambicioso, a ratos anárquico, que muestra cómo en la historia de los Estados Unidos, el reconocimiento a los derechos de los afroamericanos y a otras razas, desgraciadamente siempre ha estado ausente y con pocas intenciones de cambiarlo.