Un trabajo coordinado entre Guarderío de Medio Ambiente/Basozainak y el Grupo de Investigación Medioambiental de Policía Foral ha logrado esclarecer el origen de unos incendios repetitivos dentro de la Zona de Especial Conservación (ZEC) de la balsa de El Pulguer, situada en Tudela. Se ha concluido que se trata de fuegos intencionados en los que, presuntamente, pudieran estar implicadas dos personas que ya han sido identificadas.

Estos incendios se han producido desde el año 2017 hasta principios de este mes de abril, y han afectado a más de 20 hectáreas de este espacio protegido. En la mayoría de ellos han debido desplazarse Bomberos del Parque de Tudela para su extinción.

Como consecuencia de esta investigación, se ha remitido el atestado por delito de incendio forestal al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Tudela y a la Fiscalía de Medio Ambiente de Navarra. Además, alguno de estos incendios se han producido en el estado de alarma, por lo que el Guarderío de Medio Ambiente ha presentado ante la Delegación del Gobierno una denuncia por incumplimiento del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo.

Reserva natural

Situada entre Tudela y Cascante, la balsa de El Pulguer es una reserva natural que posee hábitats de interés comunitario, y está incluida en la Red Natura 2000 europea como Zona Especial de Conservación, con flora y fauna ligada a zonas húmedas y suelos salinos. Aunque es artificial, su origen se remonta a 1627, cuando se construyó una balsa destinada al riego sobre una pequeña laguna.

El Pulguer cuenta con dos hábitats bien diferenciados: el que acoge especies que necesitan ambientes muy húmedos para su desarrollo, y el que se sitúa en terrenos más secos, en el cinturón exterior del humedal. Además, la presencia de suelos salinos y yesosos ha favorecido el crecimiento de flora protegida y de gran valor ecológico.