El ambiente festivo en torno al vino está garantizado en Corella

El ayuntamiento de Corella toma el relevo de la peña El Tonel, que ha organizado el evento durante 36 años

Las calles de Corella volverán a ser reflejo del buen hacer de los bodegueros navarros con motivo de la trigésimo séptima edición de la Feria del Vino de Navarra que se celebrará el domingo 25 de septiembre con la localidad inmersa en plenas fiestas de San Miguel.
Será una edición especial por lo que supone el reencuentro entre bodegueros, vinos y las miles de personas que llenan de ambiente las calles en esta jornada, pero también por ser el ayuntamiento de Corella quien toma el testigo de la peña El Tonel para hacerse cargo de su organización.

Después de 36 años el empuje humano que ha demostrado la peña corellana ha necesitado del respaldo del ayuntamiento para sacar adelante uno de los actos más multitudinarios y representativos de sus fiestas. Su trabajo sigue ahí, pero asumimos el reto de ponernos al frente de la organización de la Feria”, resaltan desde el consistorio corellano.

Tampoco faltará la colaboración de la Orden del Volatín, entidad que se suma a la jornada ofreciendo una degustación de pochas a los asistentes, así como la importantísima aportación de los voluntarios y voluntarias que atienden los distintos stands de la jornada y sin los que sería imposible sacar adelante esta jornada festiva.

El objetivo de este año es superar las 25 bodegas que tomaron parte en la última edición, celebrada en 2019, y poder seguir creciendo en años posteriores, manteniendo un acto que desde su origen ha tenido como objetivo resaltar el gran trabajo que realizan las distintas bodegas navarras en la elaboración de sus caldos, mostrando la gran variedad de vinos que ofrece esta tierra en sus distintas ubicaciones geográficas y contagiar el entusiasmo por los vinos de Navarra en el público que asiste al evento.

Un emblema de las fiestas de San Miguel en Corella

Corella vivirá durante estas fiestas la XXXVII Feria del Vino de Navarra, un acto que con el paso de los años se ha convertido en uno de los emblemas de las fiestas de la localidad ribera.

El evento atrae a aficionados y profesionales del mundo del vino que aprovechan la ocasión y la oportunidad única que ofrece esta muestra para disfrutar de la gran variedad de productos que crean las bodegas de nuestra tierra y que resulta tan sorprendente y diversa como el paisaje y las gentes que conforman la propia Comunidad Foral.
Fue precisamente esta variedad y riqueza vitivinícola lo que llevó a la Peña El Tonel a impulsar esta fiesta que tuvo como origen la popular tradición de las cuadrillas de compartir la ronda de vinos, una tradición que se mantiene muy viva en la propia localidad.

De este modo, las personas que se acerquen a Corella el próximo 25 de septiembre se van a encontrar con una ciudad volcada con el vino, y con unas calles conquistadas por las bodegas más representativas de nuestra tierra.

Artículo anteriorEl centro de negocios de Ciudad Agroalimentaria, escaparate económico y empresarial
Artículo siguienteEl cupón de la ONCE difunde la Semana Romana de Cascante