La exposición El pie que escribe. Peregrinos en busca de luz, del fotógrafo Patricio Sánchez-Jáuregui, está compuesta por retratos de peregrinos del Camino de Santiago, de todas las nacionalidades, edades y orígenes socioeconómicos. Todos ellos han sido fotografiados sobre un fondo blanco para conseguir un retrato sin distracciones, es decir, que vaya a lo esencial. Además, solo se ha empleado luz natural.

Con esta obra, Sánchez-Jáuregui explora la transformación que esta peregrinación produce en las personas y la identidad concreta del peregrino, la de una persona ávida de desafíos y movida por la búsqueda.

Así lo describe el propio autor: «Por un solo punto de la ciudad de Pamplona, pasa el mundo. No cualquier mundo: los buscadores de lo eterno. Todas las mañanas, bajaba con una pantalla blanca y la colocaba en el mismo lugar. Allí, de diez a doce de la mañana, comienzan a congregarse peregrinos a la espera de entrar en el albergue y conseguir un lecho para dormir esa noche. Inspirado por la serie del Midwest de Richard Avedon, quería retratar a estas personas sobre un fondo blanco para lograr un retrato sin distracciones: llegar a lo esencial. También yo quería librarme de distracciones innecesarias y mirar a la persona con sinceridad, en la medida en que ella me dejara verla. Por ello, no hay luz artificial: siempre se trata de luz natural, indirecta. Del mismo modo, el aire que se le deja al retratado es esencial: reflejo del espacio que se le deja para ser él mismo, sin ser presionado en ningún momento».

«A los retratados -continúa- no les pido que posen de ninguna manera, pero hablo con ellos durante un buen rato antes de hacer la fotografía. Se produce un momento de intimidad entre desconocidos. Les pregunto qué les impulsa a hacer el camino, qué buscan o qué creen que van a encontrar. En ese momento se produce en cierto sentido una ruptura, pero también un florecimiento. A veces se abren por completo: cuentan que han perdido a una hija pequeña, o que no saben dónde ubicarse en el mundo, que se han despedido de sus trabajos por agotamiento… Otra veces, me responden que caminan por la gloria de Dios. En cualquier caso, el retrato se considera aquí la muestra de una relación, si bien fugaz, con rastro verdadero».

La exposición, que está comisariada por Berta Viteri, doctora en Filosofía y asesora artística, se inaugurará el día 11 de enero a partir de las 18.30 horas.