Inicio Opinión Es la hora de la Capitalidad para Tudela, por Alejandro Toquero, alcalde...

Es la hora de la Capitalidad para Tudela, por Alejandro Toquero, alcalde de Tudela

Desde finales del siglo pasado varias ciudades españolas han ido contado con un régimen jurídico especial a través de leyes de capitalidad. Esta condición de capitalidad, en resumen, lo que otorga es un indudable valor simbólico, de dignidad y en especial un reconocimiento de la necesidad de financiación en virtud de su condición.
En Navarra la financiación de las Entidades Locales está matizada por las diferencias cuantitativas de diversos parámetros en base a los principios de justicia y proporcionalidad en las asignaciones de recursos desde la Administración de la Comunidad Foral. Aquí, la Capitalidad de Pamplona confiere a su Ayuntamiento una singularidad cualitativa respecto de otras Entidades Locales, desde el momento en que numerosos servicios de la ciudad son demandados y utilizados, además de por los vecinos, por un alto porcentaje de población navarra. La misma singularidad puede referirse a Tudela, salvando las diferencias cuantitativas de población y de servicios de la administración con la capital de la Comunidad Foral.

Tudela es la segunda ciudad de Navarra, capital de la Ribera y como tal acogerá siempre con orgullo y con los brazos abiertos a todo aquel ribero, población de la comarca y gente en general que quiera disfrutarla. Pero bien es cierto que analizando los datos, Tudela sufre un sobrecoste en los servicios e infraestructuras municipales a cargo del Ayuntamiento y por tanto de la población residente. Es decir, un presupuesto de una población de 36.000 habitantes absorbe servicios para una población que ronda los más de 100.000. Todos los estudios han ido reconociendo el creciente papel de la ciudad de Tudela como núcleo vertebrador del sistema urbano regional en el Valle del Ebro y puerta del sur a nuestra Comunidad. Esto conlleva que el Ayuntamiento se vea obligado a reforzar servicios de infraestructuras, administrativos, educativos, sanitarios, asistenciales, transportes, actividades industriales, entre otros, con el fin de garantizar su calidad. En este contexto es urgente y prioritario resolver la presión sobre el presupuesto municipal que se deriva de la prestación de servicios públicos tanto a población residente como a la flotante.

Y es que, en definitiva, Tudela ha asumido a lo largo de las décadas, funciones capitalinas que han aumentado su centralidad por la instalación en ella de muchas funciones propias y lógicas de la capitalidad de la Merindad.

Es urgente proceder a valorar pormenorizadamente todas estas variables que inciden en el sobrecoste de los servicios municipales entre Ayuntamiento de Tudela y Gobierno de Navarra donde cuantificar el impacto, a la vez que determinar a lo largo de este año 2020 el nivel de financiación necesaria para paliar dicho sobrecoste. Ello obliga a acometer la urgente tarea de diseñar una hoja de ruta, que ya se ha puesto en marcha en el Ayuntamiento de Tudela, que lleve a esta ciudad a obtener el reconocimiento a través de su Carta de Capitalidad en el presupuesto del Gobierno de Navarra de 2021. Así se lo transmití a la presidenta del Gobierno de Navarra. Es hora de pasar de las palabras a los hechos. Nosotros ya estamos en marcha.