Una trabajadora de la residencia de Fitero con las batas de aislamiento confeccionada por las voluntarias costureras en la acción coordinada desde el colegio de enfermería

El colegio de Enfermería de Navarra ha realizado la distribución de 570 batas de aislamiento confeccionadas por voluntarias en una iniciativa de la que se ha encargado el propio colegio profesional y que ha permitido dotar de este elemento de protección a profesionales sanitarios de la Ribera, Pamplona y Estella.

En total se han repartido 573 batas de aislamiento, 365 batas de ellas en la Ribera de cuya confección se han encargado un grupo de 80 costureras voluntarias de la Ribera. Este material ha llegado a las residencias Real Casa de Misericordia y Solera Torre Monreal, la Unidad Asistencial del Hospital San Juan de Dios y en el Centro de Salud Tudela Este. El resto de centros a los que se han llevado las batas son residencias de distintas localidades riberas: San Raimundo (Fitero), San Francisco de Asís (Cintruénigo), Hogar Nuestra Señora del Rosario (Cascante), Hogar San José (Corella) y San Francisco Javier (Fustiñana).

TRABAJO VOLUNTARIO JUNTO A DONACIONES DE TELA Y CAJAS

La iniciativa promovida por el Colegio para dotar de este material de protección a los profesionales sanitarios, en especial a los que trabajan en residencias de ancianos, está siendo posible gracias al trabajo de las costureras voluntarias, así como a la donación de tela de polipropileno por parte de la empresa Productos Kol S.L. (Mash), ubicada en Sangüesa, y de cajas para el transporte cedidas por Smurfit Kappa (Cordovilla).
Igualmente, cabe destacar la ayuda que están prestando Protección Civil de Tudela y la ONG SAR Navarra (Salvamento, Ayuda y Rescate), encargadas de la desinfección de las batas, al igual que Bomberos de Navarra, Cruz Roja Navarra, DYA Navarra, Guardia Civil, Policía Foral, Policía Local de Tudela y Policía Municipal de Pamplona, que se ocupan del traslado de las prendas.