Dra. Glòria Munilla, / Catedrática de Patrimonio Histórico y Arqueológico (UOC) y Directora Científica del Proyecto Alto de la Cruz, las claves de la protohistoria europea y Comisaria de la Exposición Permanente del Alto de la Cruz (Cortes, Navarra) – gmunilla@uoc.edu
Son muchos y bastante conocidos los lazos culturales y afectivos que me unen a Cortes. Desde hace ya algunos años, viajo Valle del Ebro arriba y abajo para desarrollar proyectos relacionados con uno de los yacimientos arqueológicos más espectaculares y fundamentales para explicar el primer milenio aC. en la península Ibérica. Sin ir más lejos, el pasado viernes 10 de marzo y en la presentación del Proyecto Alto de la Cruz para este 2023 y para el trienio 2023 – 2025, hablábamos de la La fascinación del valle medio del Ebro en el I milenio Ac.
Es así y, si hablamos de fascinación, hablamos de Cortes de Navarra. A veces se habla de este pueblo como el último pueblo de Navarra, pero todo es cuestión de perspectiva; cuando subes Valle del Ebro arriba, Cortes es el primer pueblo de Navarra y es la puerta de entrada a una maravillosa tierra, la navarra, y a un espacio geográfico físico y cultural espectacular, la Ribera Navarra, enmarcada, entre otros, por diferentes espacios geográficos, el Moncayo, las Bardenas Reales, el río Ebro, a cuál más espectacular. Esta geografía, este espacio físico y cultural es importante además para entender el maravilloso capital cultural y turístico de Cortes que ha marcado desde siempre la identidad cultural del pueblo y de sus ciudadanos.
Otra de las características de Cortes es el dinamismo de sus ciudadanos que, con el orgullo de su pasado más antiguo y reciente, trabajan en clave de presente y de futuro. Y ese dinamismo comporta, además, que los habitantes de Cortes tengan una inquietud social y cultural, en muchos casos, muy por encima de la media para pueblos de esta dimensión geográfica y de número de habitantes.

El Alto de la Cruz, Clave de la protohistoria europea

Hoy quiero repasar con ustedes algunos de los elementos turísticos y culturales que definen al pueblo de Cortes y que le hacen particularmente especial.
Claro, si nos vamos al pasado más antiguo de Cortes, hemos de hablar del Alto de la Cruz, Oppidum fortificado situado sobre la ribera derecha del río Ebro. Su estructura urbanística le hace destacar como centro poblacional y le permite controlar la organización del territorio de la región comprendida entre los macizos de Bardenas Reales y el Moncayo. Su localización, en la confluencia de los ríos Ebro y Huecha, le confiere una posición dominante sobre los habitantes y las estructuras de producción de la zona, supremacía que se refleja en la secuencia estratigráfica, así como en el mobiliario y los tipos constructivos. Vale mucho la pena pasearse por la Exposición permanente del Alto de la Cruz. Ubicada en tres salas del castillo de Cortes (Navarra) e inaugurada su primera fase en octubre de 2017 y la segunda en diciembre de 2020, la exposición permanente del Alto de la Cruz (Cortes, Navarra), cuyo hilo conductor se basa en la idea del Alto de la Cruz como clave de la protohistoria europea en nuestra península, trata todos los temas relacionados con el yacimiento arqueológico (formas de vida, relaciones comerciales, producción económica, rituales, formas de enterramiento, etc.) y nos permite explicar también la evolución de las metodologías de investigación en la península Ibérica desde mediados del siglo XX hasta la actualidad, y su relación con la evolución de las metodologías de investigación en el plano internacional.

La exposición es, además, una foto fija de todo lo trabajado e interpretado en el yacimiento hasta la primera mitad de los años 90 del siglo XX. Para desarrollar esta exposición se han contado con elementos conceptuales, materiales, gráficos, tecnológicos y de ilustración que han permitido establecer un discurso museológico y museográfico completo que permite al visitante asimilar y conocer las formas de vida del primer milenio a.C. en el valle medio del Ebro.
Y si seguimos hablando del pasado, el espectacular Castillo de Cortes, con su torreón recientemente rehabilitado, tiene un protagonismo principal por varios motivos: su historia, que hunde sus raíces en la Edad Media, pero nos lleva a conocer las formas de vida de las familias nobles de la península Ibérica, especialmente en los siglos XVIII y XIX. Su forma de gestión, modelo de éxito, premiado en diferentes ocasiones, con la constitución de la Asociación de Amigos del Castillo que trabajan voluntariamente en los procesos de restauración, conservación y presentación de este magnífico patrimonio.

Como sabemos, fue una de las principales fortalezas medievales del Reino por su situación fronteriza junto a la muga de Aragón. Escenario de importantes acontecimientos históricos, fue residencia temporal de algunos reyes navarros. Más tarde pasó a poder de distintos linajes nobles, que en sucesivas reformas le fueron borrando su aspecto militar y convirtiéndolo en un palacio señorial. En el siglo XIX fue ampliado y restaurado en estilo neogótico tal como revelan sus ventanales de arco apuntado y la decoración romántica de sus interiores. Incluso ahora, con la progresiva reforma de sus salas, vamos descubriendo aspectos poco conocidos aún que nos hablan de su esplendoroso papel en el pasado más reciente.

Una ruta turística atractiva y llena de historia

Pero hay más, mucho más. No podemos olvidar aquí el Parque de la Huerta, que formaba parte del Castillo de Cortes y hoy es Parque Municipal y escenario de muchas de las actividades turísticas y culturales del municipio. La Iglesia de San Juan Bautista, donde en 1333 se hicieron en su interior las capitulaciones matrimoniales entre Doña Juana heredera del reino de Navarra y Pedro IV el Ceremonioso heredero del reino de Aragón; con la extraordinaria Talla del Santo Cristo, de tamaño natural y de estilo barroco, encargada por Juan de Biniés, escultor de Tudela, en 1624.

O impresionantes edificios símbolo del pasado industrial de la población, como la Azucarera La Raperi o la Chimenea de la Ebro. Unas construcciones que habríamos de tener muy en cuenta, para su rehabilitación y puesta en valor del patrimonio histórico de Cortes. O construcciones arquitectónicas de ingeniería, como el recientemente rehabilitado Puente sobre el Canal Imperial; esta obra hidráulica, fechada alrededor de 1796 cuando se terminaron los trabajos del Canal Imperial, es la única que queda en pie de su tipología -con un arco, de ladrillo y con pretiles de piedra sillar-.

Cortes, pueblo de INGENIO Y GRANDES ARTISTAS

Asimismo, y fruto de la inquietud cultural de los ciudadanos de Cortes por su historia y su identidad cultural, son algunas colecciones privadas como el Museo del Huevo de Avestruz de Inés Litago, el Baúl de los recuerdos de Salvador Ibáñez o las Exposiciones de Reciclaje de Pedro Monasterio y Carlos Sebastián. Pasearse por estas exposiciones permanentes y/o temporales es descubrir elementos materiales del pasado más reciente de Cortes que han conformado su identidad cultural.
Algunos monumentos, como el que se ubica en la Plaza del Planillo con la famosa escultura al Labrador, nos hablan del orgullo y la importancia del papel de la agricultura en Cortes y en la Ribera navarra.
Frecuentemente hablamos de patrimonio histórico y arqueológico y cultural como recurso turístico, pensando en elementos materiales, pero no podemos olvidar lo que conocemos por patrimonio inmaterial, en el que podemos incluir actividades, rutas, asociaciones culturales, etc. Cortes es también un pueblo destacado en estas iniciativas: tenemos diferentes asociaciones que son el puntal del dinamismo cultural y turístico de esta población. Sin ir más lejos, la Asociación Arco Iris, la Asociación de Amigos del Castillo, el Voluntariado del Alto de la Cruz, la Asociación de la Banda de Música de Cortes, la Asociación de Jubilados San Francisco Javier, o el Grupo de Teatro “Luz de Candilejas”, todas ellas de carácter cultural y evidencia palpable de la proactividad e inquietud cultural de la ciudadanía de Cortes. Y en cuanto a rutas, Cortes forma parte también de una de las vías del Camino de Santiago, pero está desarrollando también otras rutas culturales que en un futuro próximo verán la luz.
Otras iniciativas culturales implican de forma global a todo el pueblo de Cortes y, entre ellas, destaco sin lugar a duda, el magnífico Paloteado de Cortes que se celebra el 29 de septiembre de cada año, declarado Bien de Interés Cultural como bien inmaterial; o el extraordinario Belén Viviente de Cortes.
Todo ello y mucho más no hubiera sido posible sin la extraordinaria calidad humana y cultural de los ciudadanos de Cortes y de su ya conocida y magnífica hospitalidad. Se lo aconsejo: ¡visiten Cortes, el primer pueblo de Navarra! No les defraudará.

Algunas direcciones que les pueden ser muy útiles para visitar Cortes:

https://altocruz.blogs.uoc.edu/
https://www.facebook.com/MuseoAltodeLaCruzCortes
https://sketchfab.com/maccvirtual
http://www.ub.edu/grap/
http://www.castillodecortes.com/?page_id=81
https://www.cortes.es/cortes/asociaciones/culturales/
https://www.cortes.es/turismo/paloteado-de-cortes/
https://www.facebook.com/belenvivientedecortesdenavarra/
https://www.navarra.es/es/noticias/2021/06/14/el-gobierno-de-navarra-restaura-el-puente-de-cortes-sobre-el-canal-imperial-para-su-uso-por-peatones-y-ciclistas
https://www.cortes.es/museo-del-huevo-de-avestruz/
https://www.facebook.com/watch/live/?ref=watch_permalink&v=1308670406324820
https://www.facebook.com/lavozdelaribera/posts/2348123305317776/
https://www.lavozdelaribera.es/cortes-un-pueblo-lleno-de-historia-y-de-contrastes/