Vista aérea de las instalaciones de Congelados de Navarra en Fustiñana

Congelados de Navarra es un gran proyecto firmemente vinculado a Navarra desde su origen, cuando Benito Jiménez Cambra, hoy Presidente y CEO de la Compañía, decide emprender lo que él mismo define como “su aventura empresarial”, en definitiva su proyecto vital y profesional, en su tierra.

En 1998, la empresa inicia su actividad para la fabricación y comercialización de verduras congeladas con una primera planta en Arguedas. Rápidamente Congelados de Navarra se convirtió en el primer fabricante de brócoli de Europa y uno de los principales de verduras pre-fritas y asadas.

La importante evolución de la empresa y la forma de pensar, siempre innovadora y disruptiva en la organización, llevó a dar el siguiente paso decisivo para el crecimiento y la consolidación de CN, la construcción de la planta de Fustiñana, una de las plantas de verduras congeladas con más capacidad, más moderna y automatizadas del mundo.
La proyección de Congelados de Navarra a día de hoy es global. Nuestras verduras llegan a más de 70 mercados, pero nuestro corazón y nuestra esencia pertenecen al Valle del Ebro del que proceden la mayor parte de nuestros productos y también las personas que conforman nuestro equipo. Por ello, la evolución de este ambicioso e ilusionante proyecto se ha podido vivir y compartir en la Ribera de Navarra paso a paso durante estos años.

Y… ¿Qué lo ha hecho posible?

En primer lugar, nuestra pasión por el campo. Sabemos lo importante de mantener las zonas de cultivo cercanas a nuestras plantas y de trabajar mano a mano con los agricultores. Desarrollamos con cada uno de ellos un plan de sostenibilidad, gestionando el proceso completo desde la semilla hasta la recolección.

De nada serviría tener las mejores verduras si luego no garantizamos el total control del proceso, muy automatizado y que nos permite trabajar respondiendo a las más altas exigencias en cuanto a trazabilidad, calidad y seguridad alimentaria, contando con las más reconocidas certificaciones internacionales.

Y, por supuesto, el ser ágiles para adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes con presencia en todos los canales de distribución: retail, foodservice e industria, siempre con una máxima: ofrecer productos sanos y saludables a nuestros consumidores y generar confianza para que disfruten cada día de las mejores verduras y soluciones de verduras congeladas.

En 2020 lanzamos la marca VERLEAL, una nueva propuesta de verdura de calidad, fresca, moderna e innovadora que va directa al consumidor para revolucionar la categoría en los hogares españoles.

Habría sido imposible llegar hasta aquí sin tener la sostenibilidad como eje transversal a toda nuestra actividad. La economía circular y la sostenibilidad en sus tres dimensiones: medioambiental, social y económica son inherentes a nuestro negocio, a nuestra organización, como no podía ser de otra forma para entre todos seguir avanzando en competitividad pero también en compromiso, tratando de hacer el mundo un poquito mejor. En estos momentos estamos trabajando para integrar de forma estructurada los Objetivos de Desarrollo sostenible, ODS, en nuestra estrategia desde el convencimiento de poder contribuir así también desde CN al cumplimiento de la agenda 2030.

Pronto cumpliremos 25 años, fieles a los mismos valores que nos vieron nacer: ambición, esfuerzo, perseverancia, compromiso, cercanía y humildad y un propósito firme: Mejorar la calidad de vida de nuestros consumidores y contribuir a un futuro más sostenible, promoviendo y facilitando el acceso a una alimentación saludable, en base a las verduras.
Somos Congelados de Navarra.

Artículo anteriorAlbret, tierra que marca
Artículo siguienteEl corellano Iker Sesma y los hermanos Frías, de Fitero, presentan el documental «Yo jugué en Osasuna»