Compartir
Cristian Santos, responsable de relaciones institucionales de Codematrix, junto a Santiago Sainz Caparroso, CEO de la compañia

Un sistema operativo que supera la fiabilidad que ofrece Apple y la facilidad de uso a la que nos ha acostumbrado windows es la propuesta de CMOS, el sistema operativo desarrollado por Codematrix, empresa tras la cual están los tudelanos Santiago Sainz Caparroso, Cristian Santos, Adrián León Salvatierra, Alejandro Cordero Vicaría y el zaragozano Alberto del Ruste.

CMOS añade a una atractiva interfaz, similar a la que ofrecen los grandes sistemas operativos que copan el mercado, una organización racional por la tipología de programas que van a permitir al usuario tener en todo momento ordenado su panel de control y barra de tareas; añade aplicaciones de desarrollo propio que facilitan el trabajo al usuario al crear carpetas en red en nuestro entorno de trabajo de manera sencilla e intuitiva; ofrece un servicio de actualizaciones automáticas que evita quebraderos de cabeza a los usuarios no acostumbrados a un entorno linux evitando el paso por la terminal y el uso de comandos; diversos entornos de escritorio para facilitarnos el espacio en el que queremos utilizar nuestro ordenador y todo ello totalmente personalizable. Otro de los grandes logros de este sistema operativo Made in Tudela es la optimización del rendimiento de la batería de las unidades portátiles. “Hemos calculado que la diferencia entre usar Windows y CMOS prolonga la vida de la batería hasta una máximo de 6 a 8 horas en una utilización normal. Si utilizamos video a 4K, brillo de pantalla y volumen a tope, la franja alcanza las 4 horas en el ordenador portátil más normal” destaca el CEO de la compañía, Santiago Sainz.

El proyecto CMOS arrancó a finales de 2016 cuando el grupo de jóvenes emprendedores trabajaba en entornos de código del denominado sistema operativo universal Debian. “Conseguimos estabilizar cosas que informáticamente eran bastante complejas y decidimos montar nuestro propio paquete de software con las aplicaciones que consideramos que todo el mundo debe tener, meterlo en un ordenador y comenzar a ofertarlo a la gente. Ahora estamos dando los últimos pasos para pulir algunas de las aplicaciones y desarrollando nuevos proyectos como el asistente de voz que hemos llamado ISA”, explica Sainz. En su desarrollo han contado con la colaboración de empresas como Rambox, que es una aplicación de software libre para servicios de mensajería, la colaboración el MIT (Masachusets Institute of Technology) de cara a formar a los colaboradores del proyecto CMOS, así como la universidad técnica de Munich, o consultar a organizaciones como Greenpeace para tratar de ocasionar el menor impacto ambiental.

El sistema salva una de las complejidades de los sistemas basados en linux “de manera que los usuarios inexpertos tengan todo lo que van a necesitar”, aclaran los informáticos . A la hora de actualizar paquetes van a recibir un aviso al correo electrónico para descargarlos al ordenador y haciendo click derecho poder instalar todos. De este modo, señalan, “hemos eliminado dos complejidades, tirar de terminal para instalarte algo y el problema de saber si lo tienes bien instalado o no, ya que lo hace todo de golpe”. Asimismo el sistema ofrece por primera vez una respuesta al obstáculo para salvar al compatibilidad entre sistemas. “Esta es la gran pregunta que nos hacen, y por primera vez podemos decir que sí, el sistema va a tener instaladas aplicaciones como Steam y Play Linux, emuladores automáticos que permitirán descargar un programa como lo haríamos en windows, poder jugar a video juegos y utilizar aplicaciones como el Photoshop con normalidad”, explican.

El proyecto se encuentra en la actualidad en su fase comercial, con packs de venta que incluye el sistema operativo montado en ordenadores con distintos componentes en función del uso que quiera darle su propietario. El target objetivo, explican, es el público en general, “usuarios que utilizan Windows, que estén muy desencantados con su velocidad, que con el paso del tiempo aquello vaya más lento, con las obsolescencias… con CMOS van a tener un ordenador con todo lo que van a necesitar en el día a día, sin darles problemas y que va a ser igual de rápido, sin preocuparse de virus. No podemos decir que es inhackeable, pero es un 99,99% seguro”, aseguran sus responsables.

Los ordenadores se venden a través de la tienda web de www.codematrix.es, y están negociando la venta a través de las plataformas de Carrefour y El Corte Inglés. El espectro de precios será muy amplio, en función de los componentes informáticos que monten los equipos y su diseño, y arranca desde los 390 euros que cuesta un ordenador de sobremesa equipado con el sistema operativo. “Todo ordenador que se compra una personal normal es Windows y si quieres un Apple empezamos a hablar a partir de los 1.200 euros, así que la mayor parte de la gente no tiene más remedio que usar algo lento, malo y con virus. Nuestra expectativa con CMOS es establecernos en España y suponer una pequeña alternativa. Llegar a un 1% del mercado es un sueño. Para ello queremos desarrollar colaboraciones con las universidades, ir abriendo mercado en la venta al por menor y desarrollar no solo CMOS, sino también otras alternativas como aceleradoras de StarUps”, avanzan. El gran obstáculo ahora, aseguran, “es superar la persistente reticencia a lo nuevo. Nuestra motivación es que todo el que ha probado nuestro sistema operativo le ha gustado por su rapidez, opciones de personalización y que, sobre todo, con el paso del tiempo sigue funcionando igual de rápido que el primer día”, apunta Saínz.