Paloteado de Buñuel

El colectivo de dantzaris y actores que da vida al Paloteado de Buñuel ha visto como la pandemia ocasionada por la covid 19 ha dado al traste con el trabajo realizado en el último año. “Hemos vivido la suspensión de las fiestas con una gran pena. Para nosotros significa echar al traste el trabajo de un año entero”, reconoce Christian Beguer, miembro del Paloteado de Buñuel.

Aunque en un primer momento los responsables del Paloteado y el ayuntamiento de la localidad trataron de llevar adelante el acto en un escenario adecuado a la “nueva normalidad”, la realidad, asume Beguer, “es que no hemos creído conveniente celebrarlo. Un Paloteado fuera de su tablao y del 15 de agosto y sin las condiciones y el ambiente necesarios perdía todo su sentido”.

El confinamiento seguro que da para muchas historias

Ahora los miembros del colectivo que lleva adelante todo el espectáculo esperan que parte de ese trabajo sirva para el futuro. “El trabajo del paloteado comienza nada más terminar la representación de cada año. El día que más historias nos cuentan es la noche después del paloteado y los días posteriores. Nos damos un margen y en septiembre y octubre nos juntamos los fines de semana para empezar a preparar historias hasta abril o mayo cuando quedamos todas las semanas para ensayar. Todo este material se conservará de un modo u otro. Dependerá también de las historias que salgan nuevas que, con el confinamiento, creemos que puede haber muchas”, explica Beguer que considera que Buñuel ha dado un ejemplo de responsabilidad en lo que debía de haber sido en condiciones normales su semana de fiestas. “La gente ha salido a las terrazas como puede hacerlo cualquer fin de semana, sin masificaciones ni actos que llamen la atención como ha ocurrido en otras ciudades. Creo que los vecinos han estado concienciados. Es cierto que los jóvenes han salido mas, pero yo he visto muy buena actitud en ellos”, elogia.

Beguer también ha querido agradecer el apoyo que, como colectivo festivo, “desde los que nos cuentan las historias que llevamos al Paloteado a los que nos dan su apoyo y ánimo. Ellos son el motor del paloteado y los aplausos y ánimos que este año hemos echado en falta lo que nos da vida. A todos ellos muchas gracias y, como dice la canción, volveremos al tablao”.