Domingo Sánchez, presidente de AER, junto a Lola Urtasun y José Mª Urtasun, premio al relevo generacional

José María Urtasun, de la empresa Urtasun Tecnología Alimentaria, recibió el premio AER 2019 al relevo generacional por la trayectoria empresarial de esta empresa familiar de Marcilla que en la actualidad da empleo a más de 100 trabajadores. Desde su fundación hasta la actualidad, Urtasun se ha convertido en una firma referente mundial en la fabricación de equipos para verduras congeladas y cuenta con maquinas instaladas en 48 países.

En un discurso lleno de recuerdos y emociones contenidas, José Mª Urtasun, recordó la trayectoria de una empresa que inició su padre, Pedro, en un pequeño taller de 200 metros cuadrados centro de Marcilla. «Para mi este premio un reconocimiento que nos orgullece y un acicaque para hacer cada día las cosas mejor», comentó Urtasun.

El recuerdo al fundador fue obligado en la entrega de este premio. «Mi padre nos dejó de forma repentina en 2003, eso sí, después de 20 años de trabajar juntos, codo con codo, combinando teoría y practica, ingenio y ciencia y, sobre todo, el deseo de crear una empresa para nuestra familia y para la sociedad», recordó su hijo.

José María Urtasun reconoció que el relevo generacional en la empresa familiar no es una tarea sencilla. «No es nada sencillo y en Urtasun llevamos tiempo preparando. Al margen de consejos, la experiencia nos dice que hay un tema crucial y no es otro que la empresa sea uno más de la familia. Que cada miembro de la familia, haga lo que haga, tenga a la empresa como parte de su proyecto personal y profesional. Con esa base solo es diferente lo operacional y eso siempre se puede adecuar. Hay muchos tipos de relevo generacional, el de mi padre hacia mi fue muy distinto al de mi hermana Lola, que desde 2004 trabaja conmigo y muy diferente del que haremos a nuestros hijos. Todos hemos tenido la libertad de elegir como relacionarnos con nuestra empresa, pero eso sí, hay algo en común nuestro amor por ella, nuestra actitud y el deseo de que siga creciendo para la familia y para la sociedad».

Por último, Urtasun agradeció a toda la plantilla y a su familia que hayan hecho posible todo lo que hoy ha conseguido la empresa. «Como os decía mi padre no está aquí conmigo. La vida ha querido que mi primera nieta, todavía en la barriguita de mi hija, esté aquí cerca de mí. A él y a ella les dedico este premio».