Inicio Opinión Sobre la ordenanza de viviendas deshabitadas en Tudela, por Marisa Marqués

Sobre la ordenanza de viviendas deshabitadas en Tudela, por Marisa Marqués

Desde Izquierda Ezkerra nos alegramos de la aprobación de la ordenanza municipal reguladora del impuesto sobre viviendas deshabitadas, pero nos parece casi irrisorio el gravamen que ha puesto Na+, el mínimo establecido por ley. A algunas personas les ha extrañado que las y los concejales del Grupo Municipal de Izquierda-Ezkerra nos hayamos abstenido en el Pleno del pasado lunes, cuando Na+ ha propuesto la aprobación de la ordenanza, pero nos abstuvimos porque creemos que el equipo de gobierno de Na+ ha sido muy tibio a la hora de establecer el tipo de gravamen que se va a aplicar a estas viviendas (un 0,25% el primer año, un 0,50% el segundo y un 1,50% a partir el tercero: los más bajos que posibilita la Ley Foral 24/2013, de 2 de julio, de medidas urgentes para garantizar el derecho a la vivienda en Navarra).

Es importante aclarar que esta ley es una norma de carácter social que contempla el derecho subjetivo a la vivienda por parte de la ciudadanía y que considera viviendas deshabitadas a las que no estén ocupadas y sean propiedad de los llamados grandes tenedores (bancos, instituciones, fondos de inversión…) y en el caso de propietarios particulares a las que no estén ocupadas y sean terceras viviendas (ni la habitual ni una segunda residencia estarían gravadas).

Na+, como reconoció en el Pleno, ha implementado esta ordenanza con objeto de cubrir el expediente y únicamente para dar cumplimiento a la Ley Foral, pero no porque consideren que poner tasas a las viviendas deshabitadas sea una medida que finalmente haga que se mejore la difícil situación que muchas familias están teniendo a la hora de acceder a algo tan básico y necesario como una vivienda, algo que también afecta de manera muy seria a ciudadanos y ciudadanas de Tudela y la Ribera.

Nosotras creemos que este tipo de tasas municipales son necesarias y tienen mucha importancia para dar un pequeño empujón a los grandes tenedores y a algunos particulares, y que, de esa forma, salgan más viviendas al mercado de alquiler, para que así bajen los precios. Aunque el equipo de gobierno de Na+ ha dado un paso adelante, es un paso tan pequeño (estableciendo el gravamen mínimo) que para muy poco o para nada va a servir.

La actitud de Na+ con esta ordenanza no nos sorprende, puesto que UPN y PP ya votaron en contra de la Ley y llegaron incluso a plantear un recurso ante el inicio del procedimiento de declaración de vivienda deshabitada en Navarra, con el único objetivo de torpedearlo. Está claro que Na+ no considera que la vivienda es un derecho y no un bien de inversión o de especulación, y sin embargo para nosotras y a día de hoy, las viviendas vacías son un lujo que debe tener un impuesto.

Marisa Marqués Rodríguez, concejala de Izquierda Ezkerra

Artículo anteriorCientos de personas disfrutaron de las Jornadas Barrocas de Villafranca
Artículo siguienteFustiñana acoge la presentación del documental «La Cañada de los roncaleses. Diario de un viaje a Las Bardenas»