Mari Carmen Eza Moreno

El pasado domingo, 12 de diciembre, a las 19:00 h., tuvo lugar en la Casa de Cultura la presentación en Murchante del relato de Mari Carmen Eza Moreno, “¿Te puedo ayudar? Encantada”. Se trataba de la segunda, puesto que la primera de ellas tuvo lugar el pasado miércoles, 08 de diciembre, en el Centro Cultural Avenida de Cascante. Con él, esta murchantina de nacimiento y cascantina de adopción, pretende compartir su experiencia frente a la adversidad sufrida por su marido, Joaquín Díaz, fallecido de cáncer el pasado verano.

El acto celebrado en Cascante, contó con Joseba Guardia y Víctor Hernández, de Radio Cierzo, como conductores del coloquio, en el que participó, además de Mari Carmen, autora del relato, el escritor Mario J. Les, revisor y prologuista del mismo. La asistencia de público fue muy numerosa y el acto resultó ser, según palabras de los propios asistentes, sorprendente, ameno, ágil, formativo, dinámico y cargado de sentimiento… donde hubo partes muy emotivas, otras dramáticas, otras cargadas de buen humor, y hasta musicales, con la interpretación de un par de canciones en la voz de la entrevistada.

En la velada del domingo, no estuvo presente Mario J. Les, pero sí que se sumó al coloquio Marisa Villafranca, psicooncóloga de la AECC, con su valiosa aportación, acerca del funcionamiento y servicios que presta dicha asociación, y de su propia vivencia con los afectados: Joaquín y Mari Carmen. Al igual que en Cascante, fue notable la asistencia de público.

A destacar por parte de Mari Carmen, además de que se han agotado los 300 ejemplares de esta primera tirada, los comentarios gratificantes, los obsequios… y, sobre todo, las numerosas muestras de cariño que sigue recibiendo de personas que asistieron a la charla, de otras que han leído su relato, de algunos que han pasado por situaciones parecidas. Todas en la línea de la finalidad que ella misma persigue publicando los últimos meses de vida con su marido: que sirva de ayuda a quienes están pasando por momentos difíciles por la enfermedad, o a sus familiares y personas de su entorno. A pesar de la inminencia de la muerte, se puede aprender a vivir.
Autor de este artículo Lorenzo Eza Moreno
Fotos: Santos Martínez

Artículo anteriorLa Torraza, testigo mudo de la historia de Valtierra, por Vitori Montori y Carlos Mena Blasco
Artículo siguienteEl San Javier sigue liderando la clasificación del Trofeo de la Amistad