Hospedería Virgen del Villar de Corella
Nota a los lectores: LA VOZ ofrece en abierto la información de interés relacionada con la pandemia del coronavirus.

El Departamento de Salud ha puesto en marcha desde el pasado miércoles la Hospedería Nuestra Señora del Villar de Corella, como un nuevo recurso intermedio para aliviar el incremento en las hospitalizaciones de pacientes afectados por COVID-19 en el Hospital Reina Sofía de Tudela (HRS).

Desde el Área de Salud de Tudela se contempla derivar a este alojamiento a los pacientes afectados por coronavirus con evolución favorable que no precisan cuidados, pero que presentan dificultades para cumplir con aislamiento domiciliario. También funcionará como unidad de hospitalización a domicilio con pacientes que precisen este tipo de ingreso pero no puedan llevarlo a cabo en sus domicilios. Por último alojará a pacientes derivados desde Atención Primaria que puedan precisar de este recurso debido a las dificultades para cumplir con el aislamiento que puedan tener en su domicilio.

El uso de sus instalaciones ha sido cedido, de forma altruista, por la congregación religiosa Provincia Pasionista Sagrado Corazón (PP. Pasionistas), entidad propietaria del inmueble, en respuesta a la solicitud realizada por el Gobierno de Navarra.

La evolución de la pandemia por el virus SARS-CoV-2 ha motivado la necesidad de poner en marcha recursos que contribuyan a mantener la capacidad de la red hospitalaria, garantizando una asistencia de calidad, adaptada a las necesidades de los y las pacientes. La ocupación hospitalaria en el Hospital Reina Sofía se ha incrementado en los últimos días, lo que ha conllevado el traslado de pacientes de la Unidad Hospitalaria de Psiquiatría a Pamplona / Iruña, para mantener la actividad quirúrgica del centro.

De esta forma, la hospedería de Corella permitirá aliviar la carga asistencial creciente del Hospital Reina Sofía y, también, el retorno de pacientes psiquiátricos. En las últimas semanas, el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea ha trabajado en la puesta a punto de la hospedería, dotándola de la infraestructura necesaria para su funcionamiento como recurso intermedio.

Inicialmente, el recurso se ha abierto con un total de 27 camas articuladas y está atendido por un equipo formado por personal de Enfermería y Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE). Asimismo, el equipo de hospitalización a domicilio atiende a los y las pacientes cuya estancia esté ligada a este tipo de ingreso y el Equipo de Atención Primaria de Corella se encargará de la atención de las urgencias, a través del 112.

Destinado a pacientes con autonomía

La tramitación de los traslados a la hospedería se valora conjuntamente con el equipo de Trabajo Social del Hospital Reina Sofía. En cualquier caso, los y las pacientes que sean derivadas a este recurso, tanto desde el ámbito hospitalario como desde Atención Primaria, son consideradas personas con autonomía, es decir, no dependientes. Hasta el momento, el Área de Salud de Tudela había estado derivando pacientes en situación de vulnerabilidad por su ámbito residencial o convivencial al Hotel Plaza de Pamplona (que sustituyó a la residencia Fuerte Príncipe como recurso intermedio en Navarra). Aquellos pacientes COVID con dependencia se derivan al recurso intermedio de San Adrián que es gestionado conjuntamente con el departamento de Derechos Sociales.

La Hospedería Nuestra Señora del Villar de Corella es un antiguo convento situado en las afueras de la ciudad de Corella que cuenta con un total de 52 habitaciones, todas con TV y servicio de comunicaciones wifi. Adosado a la iglesia Nuestra Señora del Villar, el edificio cuenta con cuatro alas que conforman un patio central cuadrangular y cuenta con amplias zonas ajardinadas. El espacio destinado a alojar pacientes afectados por coronavirus ocupará las alas orientadas al sur y al oeste.

La congregación religiosa Provincia Pasionista Sagrado Corazón ha cedido el espacio, de forma temporal y de forma altruista, en respuesta a la solicitud realizada por el Gobierno de Navarra a varias congregaciones religiosas, para una eventual disponibilidad de instalaciones, que sirvan de apoyo al Departamento de Salud para afrontar la crisis sanitaria derivada del COVID-19.