Inicio Colaboradores Carlos Muñoz La chica del brazalete, por Carlos Muñoz

La chica del brazalete, por Carlos Muñoz

Stéphane Demoustier ha dedicado su filmografía a temas de infancia y adolescencia, como ya demostró en Terre Battue. (Arcilla). Ahora, bajo el barniz de un thriller judicial, expone las diferencias que separan a padres e hijos pertenecientes a una generación, cuya existencia no se entiende sin las redes sociales y con una libertad sexual que choca con los patrones de la sociedad establecida. En esta ocasión, nos narra cómo la hija de un matrimonio que pasa el día en la playa, es detenida al ser acusada de asesinato, y el conflicto que desencadena a nivel familiar. El film lo protagonizan: Melissa Guerss, Roschdy Zem, Chiara Maistroniani, Anais Demoustier.

Es un día de playa, Lise Bataille (Melissa Guers), y su hermano Jules juegan junto a sus padres, Bruno (Roschdy Zem), y Céline (Chiara Mastroianni). De repente, irrumpe la policía, y se llevan a Lise, acusada de asesinar a su amiga después de una noche de fiesta.

La historia salta dos años después cuando Lise está en su casa, y se dispone a acudir al Tribunal donde va a ser juzgada. Allí una enérgica fiscal (Anais Demoustier), presenta pruebas, descubriendo una personalidad de la joven que los padres desconocían. Detrás de una apariencia introvertida, Lise esconde otro modo de ser a nivel emocional y sexual. Cada día de juicio, de testimonios, acusaciones, es una cuchillada más para la imagen de Lise, y la de su propia familia.

El objetivo del director francés no es realizar un film judicial, sino presentar los conflictos del mundo adolescente que no acaba encontrar su sitio en una sociedad dominada por las apariencias, las redes sociales. Demoustier mantiene con pulso narrativo el suspense sobre la supuesta inocencia o culpabilidad de la joven. Ahora, el verdadero logro del realizador de Allons Enfants, radica en mostrar las dificultades de unos padres (de una generación), que no saben cómo tratar a los adolescentes, donde no sirve mirar para otro lado, ni juzgar porque no se comparte su modo de actuar ante la vida o su mayor libertad sexual, quizás la adolescencia precisa otras actitudes.

La revelación del film es la actriz Melissa Guers, capaz de manifestar la complejidad del personaje: la soberbia, la frialdad, la emoción. A su lado, brilla Chiara Mastroiani, encarnando a esa madre capaz de defender a su hija contra viento y marea, y Anais Demoustier, interpretando a una fiscal implacable que recrimina aquello que en el fondo anheló su generación: libertad sexual, social.

Un film que, sin alardes técnicos, consigue arrojar otra perspectiva hacia el complejo mundo de los adolescentes atados por múltiples brazaletes, y que demandan a los adultos algo más que las llaves para liberarse.