Inicio Merindad La buena energía se extiende por todo el mundo rural de Navarra

La buena energía se extiende por todo el mundo rural de Navarra

Participantes en la rueda de prensa para presentar el proyecto de Sostenibilidad Rural: Afrontando el reto climático en común

Con el objetivo de avanzar coordinadamente en el proceso de transición energética en el territorio rural de toda Navarra, cuatro grupos de acción local trabajan en el proyecto “Sostenibilidad Rural, afrontando el reto climático en común” para ofrecer acompañamiento y asesoramiento sobre ahorro y eficiencia energética y fomento de energías renovables.

El trabajo que ahora comparten los cuatro grupos de acción local viene precedido por un proyecto similar acometido en 2020 en tres territorios (Zona Media, Tierra Estella y Montaña de Navarra), a los que ahora se añade la Ribera de Navarra a través del Consorcio Eder, y ofrece igualmente acompañamiento y asesoramiento a las entidades locales, el tejido empresarial y la ciudadanía para la puesta en marcha de distintas iniciativas relacionadas con la eficiencia energética y las energías renovables. En total, están implicados en este plan 243 municipios de los cuatro territorios que engloban una población de 312.545 habitantes. El presupuesto global para llevar adelante este proyecto, que se inició en febrero de 2022 y se extenderá hasta julio de 2023, asciende a 231.858 euros (80.116 € de Teder, 38.456 € de Zona Media, 58.063 € de Cederna y 55.222 € de Eder).

El objetivo general del plan es la cooperación entre las entidades locales de Navarra para el cumplimiento de los compromisos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la adaptación al cambio climático en los territorios rurales. En concreto, se busca garantizar apoyo técnico a las entidades locales, los negocios locales y la ciudadanía para la toma de decisiones y la puesta en marcha de iniciativas en pro de la sostenibilidad ambiental identificando y difundiendo acciones de mejora, promocionando el autoconsumo energético y la conformación de comunidades ciudadanas de energías renovables y asesorando sobre la búsqueda de soluciones y ayudas públicas.

Líneas de acción

En el plan se han establecido distintas líneas de acción. La primera de ellas tiene que ver con el acompañamiento a las entidades locales en el desarrollo de los PACES (Planes de Acción por el Clima y la Energía), prestando asesoramiento a 59 entidades locales para la ejecución de acciones ya identificadas en esta hoja de ruta, para la búsqueda de financiación y para la puesta en marcha de acciones piloto en otras tantas entidades locales.

También son otro de los objetivos del proyecto los negocios locales, a quienes se ofrece un servicio de consulta personalizada. Entre las acciones se encuentra la captación de empresas dispuestas a elaborar un diagnóstico de medidas de sostenibilidad que pueda ser después implementado en otros negocios del mismo sector. Esta línea de acción alcanzará en total a medio centenar de negocios de 13 sectores diferentes.

Otro paquete de actuaciones trabaja en el fomento del autoconsumo, tanto en las entidades locales como en el sector residencial, y en la promoción de las comunidades energéticas, a través de charlas divulgativas y de un servicio de asesoramiento personalizado. A lo largo del proyecto se llevarán a cabo unas treinta charlas y se ofrecerá asesoramiento sobre autoconsumo a más de un centenar de personas. Igualmente se acompaña a entidades que adapten sus instalaciones de autoconsumo compartido a los nuevos coeficientes dinámicos de reparto de la producción fotovoltaica.

Acciones en línea con la estrategia de desarrollo

Las acciones de cada Grupo de Acción Local se encuadran dentro de la estrategia de desarrollo de cada territorio. En el caso de Tierra Estella, tienen que ver por un lado con el objetivo de fomento del ahorro y la eficiencia energética y la promoción de las energías renovables en entidades locales y pymes y, por otro, con el objetivo de mejorar la competitividad de los productos agrarios y agroalimentarios de calidad y la puesta en marcha de nuevas iniciativas en este sector.

Las actuaciones previstas en la Zona Media de Navarra responden a los objetivos de impulsar la participación ciudadana en el desarrollo sostenible del territorio, apoyar la producción y el consumo sostenible y ecológico, impulsar el ahorro y la eficiencia energética en todos los ámbitos y convertir a la zona en referente en energías renovables.

Por su parte, en la Montaña de Navarra el proyecto establece tres líneas de acción: el impulso de servicios de asesoramiento en materia de energías renovables; la puesta en marcha de planes de gestión colectiva del patrimonio natural para realizar un aprovechamiento eficiente y sostenible de los recursos naturales y el fomento del ahorro y la eficiencia energética en el ámbito empresarial, así como el fomento de las energías renovables.

Finalmente, en la Ribera de Navarra el proyecto da respuesta al objetivo de consolidar y reforzar la apuesta por la sostenibilidad como eje del desarrollo para el sector de las renovables, para reconvertir el sector de la construcción, impulsar el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales de la comarca, desarrollar la construcción sostenible y apostar por la optimización energética en la rehabilitación tanto pública como privada como fórmula de desarrollo económico y mejora social.

Artículo anteriorAgentes de la Guardia Civil, Policía Foral, Policía Local y Policía Nacional asisten en Tudela a un taller sobre reanimación cardiopulmonar
Artículo siguienteCompañía de María volvió a celebrar su Semana Cultural en honor a Santa Juana de Lestonnac