El Villar de Corella
El alcalde de Corella, Groka García

El ayuntamiento de Corella ha cerrado con los Padres Pasionistas la adquisición del entorno del Villar, la basílica y la Hospedería. El acuerdo, que llega tras meses de negociación, garantiza a los vecinos y vecinas de la localidad disfrutar de este paraje. “Creo que la alegría de este acuerdo la comparten la mayoría de los corellanos y corellanas. Nuestra ermita pasa a manos del ayuntamiento y podremos seguir disfrutando de los paseos y caminatas hasta la ermita de nuestra patrona y poder verla sin ninguna dificultad”, asegura el alcalde Gorka García.

La compra se ha cerrado en 2.610.000 euros y el acuerdo ha llegado después de una larga negociación que ha tratado de poner solución al problema generado tras la marcha de los últimos religiosos del Villar. “Han sido muchos meses de negociaciones con los padres Pasionistas por la devoción y cariño que tenemos todos los corellanos y corellanas a la Virgen del Villar, su ermita y la tradicional romería”, reconoce el alcalde, que durante estos meses ha tratado de dar una respuesta a la demanda que le venían trasladando muchos vecinos. “Nos encontrábamos en una situación en la que muchísima gente que sube a pasear hasta este entorno y ver a la Virgen se encontraba con el problema de que en muchas ocasiones estaba todo cerrado”.

Los PP. Pasionistas eran los propietarios
desde 1899 de la Ermita del Villar y su entorno

García no duda que la apuesta que ha realizado el ayuntamiento es bien acogida por los vecinos. “El cariño que existe por la patrona de Corella supera lo religioso y puede adscribirse a la tradición y a la cultura. Gracias a este acuerdo el terreno queda en propiedad del ayuntamiento y pasa a ser propiedad de todos los corellanos y corellanas. Creo que es un motivo de alegría, una inversión que consideramos importante para la localidad y un logro del equipo de gobierno”.

El ayuntamiento también ha implicado en este acuerdo al arzobispado, con quien suscribirá un acuerdo de cesión de uso (nunca de propiedad, que siempre será municipal) para que la parroquia de Corella, con la colaboración de la Cofradía del Villar, sea quien gestione la iglesia. De esta manera, las corellanas y corellanos tendrán las puertas abiertas de la ermita. Asegurando que puedan disfrutar de misas y visitas diarias todos y todas las corellanas y corellanos devotos de la patrona que lo deseen.

Nos encontrábamos en una situación en la que muchísima
gente que iba a ver a la Virgen se encontraba todo cerrado

Respecto a la cuantía de la inversión, García ha señalado que no va a suponer un problema importante para las arcas municipales. “El ayuntamiento está muy saneado. Este equipo de gobierno ha conseguido duplicar el ahorro generado, y para nada se compromete otras inversiones. Hemos recibido ingresos por casi 4 millones de euros procedentes de los distintos proyectos de energías renovables y este años tenemos previsto ingresar algo más. Ha habido una buena gestión económica y eso nos da pie a poder acometer esta inversión, cierto que importante, pero llegarán más, también importantes y que serán bien recibidas en la localidad”.

Futuro uso de la Hospedería

El acuerdo permitirá, además, que el ayuntamiento pueda establecer las condiciones de uso de la hospedería. Desde hace años existe un proyecto para convertir este espacio en un centro psicogeriátrico y residencia, algo necesario para toda la comarca. La intención del ayuntamiento es seguir trabajando en este proyecto, “primero de la mano del Gobierno de Navarra”, explica el alcalde de Corella, que una vez asegurada la propiedad del inmueble, tampoco descarta alguna iniciativa privada.

“El objetivo es que de que aquí a unos años se pueda ubicar una residencia o centro psicogeriátrico, puesto que apenas hay oferta en la Ribera. Tan solo existe en Torre Monreal de Tudela con 6 camas y otro recursos en Alsasua. Es un servicio que demandan cada vez más familias que necesitan un apoyo a la situación que viven con familiares con alzheimer, demencias o cuidados más especiales y puedan estar en ese entorno del Villar. Con la compra, también evitamos que este edificio se dedique a otros servicios menos beneficiosos para Corella y, por tanto, para todos las corellanas y corellanos”, concluye,