Eva Fernández, propietaria del Bar La Guarrida

Eva ha sido la «tabernera popular» elegida por la Peña Moskera para homenajear a los profesionales de este sector cuyo papel es esencial en cualquier fiesta. El homenaje llega, además, tras los momentos especialmente duros que han vivido los hosteleros en este último año y medio. La peña tudelana siempre los ha reconocido, pero en esta ocasión el homenaje será especial.

Con los 53 años recién estrenados el pasado domingo 4 de julio. Eva ha dedicado media vida a la hostelería, primero a finales de los 80 y la década de los 90 en el Bar Pekín de la Calle Verjas, donde perdió la cuenta de las noches vividas y, desde 2005, al frente de la Guarrida, toda una institución testigo de las épicas noches del Tubo tudelano.

La hostelería, asegura, ha sido mi medio de vida. «En la barra me ha pasado de todo, situaciones muy extrañas con auténticos personajes de novela… y me ha permitido conocer a mucha gente».

Pese al sacrificio de horarios y fechas, Eva asegura que ha sabido llevar bien tener que trabajar mientras que resto de la ciudad se divierte. «En algunos momentos si que he tenido ganas de salir de la barra y marcharme con alguna cuadrilla de fiesta pero te acostumbras. Estás dentro de la fiesta, formas parte de ella y, según la música que pones ayudas a que la gente se venga arriba», destaca.

El homenaje al Tabernero le parece una idea fantástica y le ha hecho especial ilusión que llegue por parte de Moskera, «una peña que tiene una serie de personajes de esos que cuando entran por por la puerta del bar ya sabes la música que te van a pedir. Es muy de agradecer que se hayan acordado de mí». También, asegura, tendrá muy presentes a su cuñada, a sus hermanos y a los amigos que han apoyado a la hostelera tudelana en la dificultad y que han permitido que el proyecto de La Guarrida siga adelante.