Inicio Opinión El Ayuntamiento de Tudela no solamente debe promocionar la agroindustria o el...

El Ayuntamiento de Tudela no solamente debe promocionar la agroindustria o el ocio, por Ecologistas en Acción de La Ribera

Ante el comienzo esta semana de las Fiestas de la Verdura, Ecologistas en Acción de La Ribera pide al Ayuntamiento de Tudela que promocione la verdura, las huertas y los hortelanos, y no solamente la agroindustria. Otra vez el programa de estas fiestas deja de lado las huertas como patrimonio inmaterial, como enciclopedia de saberes, como territorios que respetan la Biodiversidad. Los actos organizados no promueven la hortelanía, el respeto o promoción de las variedades locales o de saberes ancestrales para cultivar la tierra.

La riqueza de nuestras verduras estriba en cómo han sido cultivadas, en dónde y por quién. La promoción de nuestras verduras debe ir inherentemente ligada a la puesta en valor también de las huertas históricas. Y esto se echa de menos en el programa de las Fiestas de la Verdura.

El programa de las Fiestas de la Verdura deja de lado la agricultura ecológica, una agricultura que respeta la salud del medio ambiente y la de las personas, no destruyendo la biodiversidad. Lamentablemente el sector que produce en ecológico en Tudela no está representado, y debiera ser promovido por ser un motor de futuro sostenible.

La Orden del Volatín, como cualquier asociación puede promocionar lo que estime oportuno, pero el Ayuntamiento de Tudela no se debe quedar solamente en la promoción de la agroindustria. El Ayuntamiento, como institución pública debe velar por el patrimonio e intereses de todos.

Porque, mientras se dice promocionar nuestras verduras, las huertas históricas languidecen. Las huertas, que antaño fueron nuestra despensa, hoy en muchos casos son espacios de recreo. Y si las huertas y hortelanos están desapareciendo, con ellos también los saberes y las propias verduras. Verduras que ya no se cultivan en las huertas sino a escala más industrial, perdiendo idiosincrasia o calidad, y que incluso son importadas.

Puede que estas Fiestas tengan tirón turístico y que a algunos sectores, como el del ocio, les beneficie, pero no promocionar las huertas históricas supone ir dejando de lado nuestras verduras. Corremos el riesgo que estas Fiestas de la Verdura se queden con un mensaje vacío de contenido por haber perdido nuestras verduras su esencia.

El Ayuntamiento de Tudela debe abrir estas Fiestas a otros sectores y asociaciones de la ciudad. Y si de verdad queremos que estas Fiestas tengan relevancia a nivel comarcal habrá que tener en cuenta a las poblaciones vecinas que cuentan entre sus emblemas con excelentes productos. La verdura con mayúsculas, como bien tangible e intangible no se defiende desde la participación reducida, solamente velando por intereses particulares.

Casi todos los actos son pagando, no hay charlas, conferencias, reconocimientos… Casi todo se reduce al ocio. Y no es que no nos guste salir, festejar, celebrar, pero si el Ayuntamiento sigue en esta línea, las huertas desapareciendo y solamente produciéndose algunas de esas verduras a escala industrial es posible que esas verduras ya no sean las mismas que nos dieron fama.

Se dice con grandes letras iluminadas que Tudela es la capital de la verdura. Y dice muy poco de esta capitalidad que Tudela no cuente con estudios agrícolas, por ejemplo en producción agroecológica, por cierto como sí cuenta Peralta.

Es responsabilidad del Ayuntamiento de Tudela liderar estas propuestas, pensando en toda la sociedad y sectores, pensando también en las verduras como bien inmaterial, en las huertas históricas y sus acequias, en los hortelanos y hortelanas, en los productos de temporada, y recuperar lo que se está perdiendo.