Inicio Opinión De los 5 millones de euros perdidos esta legislatura para Tudela, por...

De los 5 millones de euros perdidos esta legislatura para Tudela, por Irene Royo

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tudela alega que, durante esta legislatura, apenas ha podido desarrollar proyectos debido a la existencia de una ley de estabilidad que les ha limitado el gasto.

Claro que existe esa ley, pero voy a explicar por qué la falta de inversión y de proyectos en esta legislatura poco o nada tiene que ver con ella, sino todo lo contrario. Es más, de haberla aplicado con rigor, Tudela se habría visto beneficiada de más de 5 millones de euros que podría haber destinado a aspectos como la recuperación del Casco Antiguo, la mejora de la accesibilidad o de las instalaciones deportivas municipales.

En 2012 se aprobó La Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que responde a la reforma del artículo 135 de la Constitución Española, y que regula la estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera de todas las Administraciones Públicas, tanto del Estado como de las Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales y Seguridad Social, con el fin de garantizarlas.

Entre los objetivos de dicha ley, está el de fortalecer la confianza en la economía española, de cara a los inversores e instituciones internacionales, y reforzar el compromiso de España con la Unión Europea en materia de estabilidad presupuestaria.
Por un lado, en ella se recoge la regla de gasto, que es un instrumento de disciplina presupuestaria que pretende garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas, de modo que el incremento de gasto, de un ejercicio a otro, no puede ser superior a la tasa de referencia de crecimiento del PIB y siempre limitado por la capacidad de financiarlo, mediante ingresos estables y sostenidos en el tiempo.

Por poner un ejemplo: Si en el ejercicio presupuestario de 2016 un Ayuntamiento gastó 22 millones de euros computables y la tasa de referencia para 2017 es del 2,1%, dicho Ayuntamiento tendría como límite de gasto computable para ese año 22.462.000 euros.
Bien, pues el límite de gasto para 2017 del Ayuntamiento de Tudela respecto al año anterior fue 29.765.754,94 euros pero gastó 29.005.108,90 euros, es decir, que quedó por debajo en 760.646,64 euros, lo mismo que ocurrió en 2015 y 2016. Como vemos, queda comprobado que la regla de gasto no limitó en la práctica la ejecución del presupuesto, al quedarse éste muy por debajo de lo que podía haberse ejecutado. Es decir, la culpa no fue de la regla de gasto.

Por otro lado, la ley establece que los Ayuntamientos deben destinar el superávit de un ejercicio, siempre que este sea superior al remanente (como ha sido el caso de Tudela en esta legislatura), a amortizar de forma extraordinaria deuda y, si no es así, deben invertirlo en inversiones financieramente sostenibles como infraestructuras del transporte; ordenación del tráfico y del estacionamiento; asistencia social primaria; vías públicas, parques y jardines; recogida y tratamiento de residuos; alcantarillado; alumbrado público; mejora del medio ambiente; información y promoción turística; bibliotecas y archivos; equipamientos culturales y museos; protección del Patrimonio Histórico-Artístico; instalaciones deportivas o, entre otros, sólo por nombrar algunos, la gestión del patrimonio (en el que se podrán incluir las inversiones aplicadas a la rehabilitación, reparación y mejora de infraestructuras e inmuebles propiedad de la entidad local afectos al servicio público) así como las actuaciones de adaptación de infraestructuras que permitan la accesibilidad universal para personas con discapacidad y personas mayores.
Lo cierto es que el Ayuntamiento de Tudela no ejecutó inversiones financieramente sostenibles, habiendo podido hacerlo, ni en 2016 ni en 2017, inversiones que, por cierto, no computan en la regla de gasto.

Molesta enormemente que el equipo de gobierno intente manipular la veracidad de los hechos, y más, utilizando el desconocimiento que a veces tenemos el común de los mortales de legalidades y regulaciones.

Decir que la culpa la tiene la regla de gasto en el Ayuntamiento de Tudela es una manipulación y aún más cuando, de haberla ejecutado con rigor, la tudelanas y tudelanos nos hubiésemos beneficiado de infraestructuras necesarias para la ciudad.

En conclusión, el Ayuntamiento ha tenido la posibilidad de destinar más de 5 millones de euros a inversiones necesarias para Tudela y, o no ha querido o no ha sabido disponer de este gasto.

Por Irene Royo, economista y miembro de la lista de Navarra Suma en Tudela