Gustavo Rodriguez Aguado, alcalde de Cabanillas

Gustavo Rodriguez Aguado, alcalde del PSN-PSOE de Cabanillas, accedió al cargo a mitad de la actual legislatura para sustituir a Jesús Santos, quien tuvo que dejar la vara de mando por motivos de salud. Empezaba entonces para él una experiencia de máxima responsabilidad a la que, poco a poco, se ha ido adaptando. No obstante, su aval estaba refrendado por una trayectoria municipal que comenzó en la legislatura 1991-1995 siendo concejal de agricultura.
Entramos en el final de la actual legislatura, ¿Qué valoración hace de la gestión municipal?
En el tiempo que llevo, a mi personalmente me parece positiva, pero esto lo deberían valorar la corporación municipal y los vecinos de Cabanillas.
¿Qué proyectos se han materializado desde que usted accedió a la alcaldía?
El arreglo de los viales del complejo ganadero, un depósito nuevo de agua potable, la limpieza de los barrancos, un mirador con vistas a la huerta, al Ebro y al Moncayo, entre otros.
¿Y qué queda por hacer?
Como responsable municipal me gustaría hacer muchas cosas, es evidente, pero hay que saber priorizar y acertar, cómo y dónde debemos gastar el dinero público. Hemos comprado unas naves industriales para convertirlas en un centro sociocultural y poder atender las demandas de tantas asociaciones que existen y participan en la vida social de nuestro municipio. El Gobierno de Navarra nos ha incluido en el Plan de Inversiones Locales (PIL) para el arreglo de calles, saneamiento, abastecimiento y pavimentación. Para mi ha sido una sorpresa muy agradable el poder realizar estas obras tan importantes. También tenemos previsto embellecer el caso urbano en la medida de lo posible. Hemos firmado un convenio para la implantación de un parque eólico de 15 aerogeneradores. Estamos negociando, junto con el Departamento del Patrimonio Histórico del Gobierno de Navarra, la recuperación del Trujal del Siglo XVIII, que tenemos en Cabanillas.
¿Cuáles han sido los mejores y peores momentos en este tiempo desde el punto de vista político?
Tengo que reconocer que los principios no fueron buenos, hasta que me fui adaptando a mi cargo de alcalde, y poco a poco estoy satisfecho de la situación actual.
¿Qué destacaría de su equipo de gobierno?
He observado que la dedicación para atender un cargo público no es fácil. Se necesita mucho compromiso para intentar hacerlo bien. Me han demostrado su total apoyo en todo y estoy satisfecho de ellos.
¿Y de la oposición?
Debo decir que el día que tomé posesión de mi cargo la oposición también me dio su voto de confianza y salí elegido por unanimidad, algo que no olvido y a los que les doy las gracias.
Como es natural, no siempre estamos de acuerdo en algunos asuntos, pero el ambiente que tenemos considero que es bueno y que trabajamos todos por el interés general de Cabanillas, sin duda alguna.
¿En qué situación se encuentra el estado de salud de su Ayuntamiento con el Gobierno de Navarra?
Mi experiencia con el Gobierno de Navarra ha sido siempre correcta.
¿Y en qué debe mejorar?
Todo es mejorable, casi siempre.
Por otra parte, ¿Volverá a presentarse a la reelección?
Por ahora no tengo nada decidido.
Finalmente, ¿Qué le está aportando esta experiencia?
En esta vida nunca se termina de aprender y esta experiencia para mi me sirve para conocer más de cerca el esfuerzo y trabajo que requiere un Ayuntamiento.